martes 25/1/22
DF11P2F5-22-05-09-7.jpg

El poeta cordobés Pablo García Baena fue un «coleccionista de belleza» que, ya en su niñez, incorporó a su colección el Mediterráneo cuando lo conoció en Málaga, ciudad en la que años después hallaría la felicidad, según el novelista Salvador Gutiérrez Solís, autor del libro Pablo García Baena. Una aproximación.

«Su relación con Córdoba fue de un amor intenso, pero también hubo momentos de desafección», ha explicado Gutiérrez Solís en la presentación del libro, con la que se han inaugurado los actos de homenaje en Málaga con motivo del centenario del poeta.

Después, en Málaga se produciría «su encuentro con los poetas de ese tiempo».

Un coleccionista de belleza
Comentarios