martes. 27.09.2022
DR3P8F3-19-10-22-9.jpg

INGREDIENTES:

t Avena en copos (40 g.)

t Flores de lavanda (40 g.)

t Agua filtrada o destilada (250 ml.)

t Miel de abejas (30 g.)

t Opcional: algunas gotas de aceite esencial de lavanda

PREPARACIÓN:

Calentaremos el agua hasta que dé el primer hervor y apagaremos el fuego.

En un bol, colocaremos la avena, la miel y las flores de lavanda.

Añadimos el agua caliente y mezclamos bien todo con ayuda de una cuchara.

Podemos usar un tenedor para conseguir una textura más o menos homogénea e, incluso, machacar un poco la avena.

El preparado debería quedar como una pasta, no demasiado líquido.

Lo colaremos y añadiremos, si lo deseamos, unas cuantas gotas del aceite esencial de lavanda.

Una vez frío, conservaremos nuestro limpiador facial en un frasco previamente esterilizado en la nevera, y lo usaremos en 15 días.

ALGUNAS RECOMENDACIONES

Te recomendamos que apliques tu limpiador facial una vez te hayas duchado y aseado bien. Preferiblemente dos veces al día y por la noche, además, te ayudará a relajar con el aroma de la lavanda y conseguirás un mejor descanso.

si lo deseas, puedes aplicar el limpiador sobre la zona del rostro y el cuello, al igual que una crema hidratante.

CÓMO PREPARAR NUESTRO LIMPIADOR FACIAL CASERO
Comentarios