sábado. 03.12.2022

Cómo tener un sistema inmunitario más robusto

Un estilo de vida saludable y vacunas ante infecciones graves ayudan a afrontar la desregulación inmunitaria que se sufre con la edad, explica África González
                      La catedrática África González, en León, durante el congreso de la Sociedad Española de Inmunología. MIGUEL F. B.
La catedrática África González, en León, durante el congreso de la Sociedad Española de Inmunología. MIGUEL F. B.

ana gaitero

LEÓN

«El sistema inmunitario se desregula con la edad y eso nos hace propensos a tener más infecciones y a tenerlas más graves o tener también reactivación de virus latentes», afirmó la catedrática de Inmunología de la Universidad de Vigo, África González, en el simposio sobre inmunización y vacunas que se celebró dentro del cuarto congreso de la Sociedad Española de Inmunología (SEI) celebrado en León.

La doctora González, autora del libro Inmuno Power, cuya recaudación dedica al síndrome de Marfan, apuntó los aspectos que son importantes para un buen funcionamiento del sistema inmunitario. «La edad, el sexo, la genética, otras enfermedades, estar o vacunados, si han pasado o no la infección son factores intrínsecos del propio individuo», explica. Influyen también factores del patógeno: carga vírica, mecanismos de evasión, tipo de patógeno.

Y por último, hay factores externos que influyen en el sistema inmunitario como niveles adecuados de vitamina D por exposición al sol, alimentación adecuada y variada, hacer ejercicio de forma moderada, dormir las horas suficientes (por la influencia de la melatonina en el sistema inmunitario), no consumir tabaco, alcohol y drogas en exceso y evitar el estrés, porque «el cortisol es uno de los más potentes inmunosupresores externos», precisa la catedrática de Inmunología. Tener otras comorbilidades, como diabetes o cáncer, o tomar medicamentos son otros aspectos qué influyen en el sistema inmunitario.

África González hizo hincapié en que «hay muchos aspectos que se pueden trabajar para tener un sistema inmunitario más robusto». En la edad adulta se pueden prevenir las enfermedades infecciosas que pueden producir enfermedades graves: la gripe, el neumococo, la dosis de refuerzo del tétanos y evitar la reactivación del herpes zóster.

Para mejorar la efectividad de las vacunas en las personas mayores se trabaja con varias estrategias. «Una es hacer vacunas con más dosis, como se hace con la vacuna de la gripe; repetir las dosis, como se ha hecho con el covid (no se puede poner más cantidad por la toxicidad) y otra opción sería intentar hacer una vacuna universal y, por último, incluir adyuvantes o sustancias que potencian la respuesta», explica la experta.

Hasta ahora los adyuvantes han estado limitados —sales de aluminio o alum— pero en los últimos años han surgido nuevas sustancias que «están permitiendo tener vacunas bastante eficaces». Algunos de estos adyuvantes se están desarrollando para potenciar los efectos de la vacuna de la gripe.

La doctora África González Fernández, que ha sido directora del Cinbio entre 2009-2019 y de 2016 a 2020, así como presidenta de la Sociedad Española de Inmunología, explicó que también hay un impacto del sexo en la respuesta inmunológica. «Las mujeres producimos más anticuerpos por los niveles de estrógenos, pero también tenemos más enfermedades autoinmunes», señaló. El impacto de género en la salud de las mujeres está en el doble cromosoma X: «Hay una serie de genes que están en el cromosoma X y no se activan y eso nos da ciertas ventajas ante las infecciones», añadió.

La alimentación es fundamental para mantener en forma el sistema inmunitario, «pero hay muchos bulos», advirtió. González se muestra partidaria de una alimentación «variada y equilibrada, con alimentos que contengan oligoelementos y vitaminas no se necesita ningún suplemento adicional». Incluso algunas vitaminas en exceso pueden ser perjudiciales; «Siempre pongo el ejemplo del vaso de agua. Si está lleno no necesitas echar más agua».

Las dietas restrictivas de personas con anorexia o bulimia, la malnutrición por pobreza y la obesidad son factores de riesgo para el sistema inmunitario.

Cómo tener un sistema inmunitario más robusto
Comentarios