domingo. 04.12.2022
                      DF13P6F8-19-49-58-8.jpg
DF13P6F8-19-49-58-8.jpg

efe

Abrir la conversación sin polarizar y hallar puntos de encuentro para debatir sobre el género y la diversidad mediante el diálogo y la escucha es uno de los objetivos del libro El ABC del género, de la antropóloga mexicana Mariana Gabarrot. «Mi intención, mi sueño es que este libro contribuya a eso, a llevarnos a conversar de estos temas de otra manera para que podamos escucharnos y dialogar sobre el género», señaló. La profesora e investigadora del Tec de Monterrey recordó que el tema del género es crucial en un momento en el que México vive una crisis de feminicidios con poco más de 10 mujeres asesinadas al día. Para Gabarrot, este texto busca redefinir, con una mirada actual, conceptos como feminismo, cultura patriarcal, machismo, violencia de género y feminicidios, pero también hablar sobre nuevas temáticas, como las parejas del mismo sexo, el lenguaje incluyente y el acoso en las redes sociales. El libro, abundó, parte de la premisa de que «la cultura es dinámica y debemos entender los procesos de cambio de cada cultura», y de que la diferencia de género y sexo, «que es a la vez biológica y cultural», no debe ser una lucha entre hombres y mujeres. «Yo creo que si nos detenemos a pensar en lo que estamos diciendo, en el buen sentido, creo que no es tan complicado, pero sí requiere primero respirar y bajar la guardia y entender que estos temas nos atraviesan y por eso nos incomodan y que no son las feministas las que vienen incomodarnos, sino que son los temas», aseveró.

Para la autora, el texto pretende también, a través de un lenguaje familiar, construir una nueva concepción acerca del género. «El esfuerzo del libro también es cómo traducir esta experiencia que hemos tenido las feministas en la academia por tantos años de ir trabajando, parte de la esperanza que tengo de que he visto mucha gente muy dispuesta a saber, escuchar, entender y empezar a dialogar», dijo.

Para la especialista, actualmente las generaciones han aceptado más y mejor la diversidad sexual, lo que ha abierto muchos espacios y ha mejorado el panorama de la comunidad LGBTQ. «Yo sí creo que las cosas han mejorado».

Una conversación pendiente
Comentarios