martes 02.06.2020

CRISIS LÁCTEA

La oferta supera ya al mercado
DG23P7F4-19-03-30-4.jpg
DG23P7F4-19-03-30-4.jpg

dl

La demanda de los productos lácteos ha caído de forma drástica por el cierre del canal Horeca debido a la pandemia del coronavirus y el sector pide, más allá del almacenamiento privado que aprobó Bruselas, ayudas y medidas como la reducción de la producción.

Lo avanza en esta entrevista con Efe la directora gerente de la interprofesional láctea (Inlac), Nuria María Arribas, quien ve un «grave problema» en la entrada masiva de leche y lácteos a precios bajos procedentes de otros países de la Unión Europea, ante lo que pide al consumidor que apueste por el producto nacional.

También hace un repaso, por otro lado, a la integración y tecnificación creciente de las granjas y de unos ganaderos «cada vez más cualificados» y comprometidos con el bienestar animal.

¿Cómo están soportando la producción y la industria láctea esta situación de pandemia?

Estamos en un momento difícil para todos los sectores porque la situación excepcional que estamos viviendo debido al coronavirus ha supuesto el cierre de bares, restaurantes y hoteles, y eso ha provocado la caída de forma drástica de la demanda de productos lácteos.

Por ello, la interprofesional solicitó el almacenamiento privado y la reducción voluntaria de la producción evitando de esta forma que haya una sobreproducción. El fin es frenar las consecuencias que esta crisis sin precedentes ha provocado.

¿El negocio de los quesos es uno de los que más está sufriendo, ¿es suficiente el almacenamiento privado?

Es evidente que las medidas de almacenamiento privado de leche desnatada en polvo, mantequilla y queso autorizadas por la UE pueden ayudar de forma temporal pero, dada la situación actual, se muestran insuficientes porque esos excedentes retirados temporalmente seguirán presionando mercado y precios.

Deberían estudiarse otras posibilidades como la reducción de la producción en la UE con ayudas, el fortalecimiento de los programas solidarios y de promoción interior e internacional y los apoyos a la vertebración sectorial, fomento de la competitividad, la innovación y la internacionalización.

En ese contexto, ha habido quejas por la entrada masiva de leche y derivados lácteos de otros países de la UE a precios por debajo de los costes de producción, ¿qué se puede hacer al respecto?

Es un grave problema que queremos denunciar porque, coincidiendo con la primavera y el pico de producción que representa, hay excedentes en Europa a bajo precio que encuentran salida en España, provocando una tensión adicional muy perjudicial para nuestros ganaderos, cooperativas e industrias lácteas.

El arma más poderosa para contrarrestar esta situación la tiene el consumidor y por eso le pedimos que apoyen a nuestro sector comprando alguno de los productos lácteos de origen nacional.

Nuestros lineales siguen inundados de productos foráneos que desplazan a los que se producen en España.

CRISIS LÁCTEA