lunes 23/5/22

El Cristo es Dios en el alto Curueño

La feria ganadera del segundo domingo de septiembre encabeza el amplio escaparate cultural y festivo del municipio de Valdelugueros
                      Imagen de una de las ediciones pasadas de la feria del Cristo, en Valdelugueros. ARCHIVO
Imagen de una de las ediciones pasadas de la feria del Cristo, en Valdelugueros. ARCHIVO

El final del ciclo del verano, que refleja el esfuerzo después de tanto trabajo de sol a sol, para sacar rédito de los rebaños, del manejo agroganadero de una tierra que donde es indiscutible el concepto de economía circular. Valdelugueros se viste cada segundo domingo de septiembre con ese aire de feria que conjuga lo mejor de la tradición, lo más grande de la herencia, lo esencial, entre generaciones. En esta zona de León que marca el límite del alto Curueño se crían las mejores reses y se exhiben los mejores ejemplares. Las mejores reses que alimentan los pastos, el praderío, las lomas de los puertos alpinos de la cabecera del valle, se citan en el recinto ferial de Valdelugueros, de la que es partícipe todo el término municipal que ampara. Desde tiempo inmemorial, tal y como recuerda el alcalde del municipio, Emilio Orejas, ante una cita en los albores del san Miguel que se espera con ilusión en la zona, luego de dos años de restricciones impuestas por la pandemia. La feria del Cristo se suma a una cadena de celebraciones en la comarca, con sus fiestas de raigambre y tradición, apegadas a la devoción y la advocación religiosa; a Santiago, en Arintero; as Santo Tirso en La Braña; a San Antonio en Cerulleda; San Mamés en Lugueros; San Bartolomé en Redilluera; el Carmen en Redipuertas y Tolibia de Abajo; La Asunción en Tolibia de Arriba y en Valdeteja; la Natividad de la Virgen en Valverde y San Lorenzo en Villaverde de la Cuerna. El municipio de Valdelugueros . con sus once pueblos envueltos entre uno de los paisajes más fascinantes de la provincia leonesa, con el cometido de los territorios que acordonan el perímetro en esa función de doble responsabilidad de guardar las tradiciones. La de la feria del Cristo, lo es, como cabecero de referencia de este enclave municipal que guarda valor etnográfico, económico y social. El resto del repertorio de esta feria de Valdelugueros se centra en la aportación de la producción artesana de la zona, amplia, y dedicada a la transformación de los productos de la tierra; los quesos, la miel, los embutidos y otras variaciones artesanales que se dan nombre a este valle, de fértiles praderíos y caserones de alero ancho, que

se acuna entre montañas indomables. Esa fuente que eligió el Curueño para venir al mundo, en mitad de un paraíso que se alcanza a poco más de media hora desde la capital leonesa. Un lugar de turismo y estancia.

El Cristo es Dios en el alto Curueño
Comentarios