sábado 29/1/22

PilAr martín

Lo que iban a ser unos cuentos escritos para ser contados de manera oral se han convertido, gracias a la pandemia, en el libro ilustrado Algunos cuentos completos, una suerte de «besos apasionados» del escritor gallego Domingo Villar donde personajes casi mágicos transmiten alegría y sanación.

Lo hacen porque en los diez cuentos reunidos bajo este título (publicado por Siruela) el autor gallego afincado en Madrid ha dado vida a personajes salidos del mar, hombre, mujeres y niños que protagonizan historias de vidas «mágicas» en las que el azar construye hechos que parecen increíbles.

«Son cuentos amables y festivos que los guardaba para territorios íntimos, para contar a mis amigos (...) nacen de ideas de historias que he encontrado como se encuentran los gérmenes de las historias, que a veces pueden convertirse en novelas», dice Villar a Efe en una entrevista con motivo del lanzamiento del este libro que cuenta con linograbados de artista madrileño Carlos Baonza.

Vidas relatadas por Villar como la de Mabel, una niña con un hermano ciego a la que un grupo de amigos le pide que sea la encargada de ir al cine y contarles la película, ya que entre todos solo tienen dinero para comprar una entrada. O la de una mujer polaca que llega a Finisterre y tatúa a todos los animales de la zona; o la de un emigrante gallego que retorna de viejo a su aldea y descubre que tiene el poder de la sanación.

Historias todas que podrían haberse convertido en una novela, pero Mincho, el cuento, tiene el poder del «beso apasionado», es «una vida prestada que tiene una magia breve». «No es el hermano pequeño -destaca- permite hacer un viaje intenso».

«Todos los cuentos de este libro tienen referencias de gallegos de la diáspora o de personas que por alguna razón vinieron a Galicia», matiza este escritor y cuentista que bebe de la tradición del cuento gallego.

Cuentos sanadores
Comentarios