sábado 25.01.2020

Culpable de no ser

Se exige ser de una determinada manera, pero no lo consigue y después se siente culpable? Por ejemplo, se dice que debería ser más organizado, que debería ser más fuerte o que tendría que atreverse más. ¿Le suena? Son muchas las personas que se culpan por no ser como creen que deberían ser, siempre desde la exigencia del «debería» y del «tendría que». Y a partir de ahí sacan una de las conclusiones más dañinas para su autoestima: como no cumplo con lo que debería cumplir, no valgo y no merezco. Esa es la peor consecuencia de la culpa: que hace que nos dejemos de sentir merecedores.


Y no es que la culpa sea mala siempre. La culpa puede ser maravillosa si tiene un sentido o una utilidad. El problema es que hemos aprendido a usarla como una forma de castigo cuando consideramos que no estamos cumpliendo con nuestras expectativas o que nos hemos equivocado. Y así no sirve.


¿Cuál es el antídoto? Que se acepte como es, un paso previo e imprescindible para tener una autoestima sana. Es decir, que se trate bien, se quiera y se perdone por no ser tan lo que sea. Sin tanta exigencia, porque sin exigencia no podría haber culpa. Por eso, cuanto más complaciente y permisivo aprenda a ser consigo mismo, más conseguirá salir de la culpa.


Además, aquí tiene tres pasos para superar la culpa por no estar siendo lo suficientemente algo:


—Reflexione si esa culpa es suya o de alguien más. Razone si eso que se está exigiendo está basado en sus valores y en cómo usted de verdad quiere ser, o en cómo cree que debería ser por lo que otros le han contado.


—Baje la exigencia sobre cómo debería ser. La culpa es consecuencia de exigirnos cumplir con ideales que la mayoría de las veces son imposibles y, sobre todo, muy dañinos para nuestra salud emocional. Dese permiso para disfrutar, no hace falta ser perfecto en todo.


—Trabaje su sensación de merecer incondicional. Es decir, de que se merece lo mejor, de que se merece cuidarse y tratarse bien, sea como sea. Que la aceptación y la compasión estén por encima de todo.

Culpable de no ser
Comentarios