jueves 22/10/20

David Torres revisa los años de Transición

El período comprendido entre la muerte de Franco y las primeras elecciones, CON LAS que acaba una dictadura y España entra en una nueva era democrática, «es una cicatriz mal cerrada», a juicio del escritor David Torres, y es algo que airea en su última novela.
El escritor David Torres

EFE

Estoy en contra de eso de que perdonar las cosas de la Guerra Civil (1936-1939) y los desmanes de la Dictadura (1939-1975), pero además es imposible hacerlo cuando nadie ha pedido perdón», explica Torres (Madrid, 1966), colaborador del diario digital Público.es y que acaba de saca a la luz Cartas a las novias perdidas (Algaida).

Galardonada en 2019 con el 66º Premio de Novela Ateneo Ciudad de Valladolid, «habla de la fragilidad de la memoria y de su necesaria presencia, con el Alzheimer como metáfora de un país que lleva casi medio siglo sin olvidar un pasado que ha cicatrizado en falso», ha opinado este miércoles en una entrevista con la Agencia Efe.

Se refiere a España, donde más de ochenta años después del final de la última guerra civil «un montón de familias siguen buscando a sus abuelos, víctimas sin nombre» de la contienda fratricida y posterior represión franquista. «Lo que se pretende es reivindicar la memoria y no una venganza sin sentido» porque las víctimas del bando nacional ya tienen su nombre, apellidos y un lugar donde se les recuerda, ha añadido antes de poner el ejemplo de Paracuellos del Jarama (Madrid), donde a finales de 1936 fueron fusiladas miles de personas.

Torres, que en su novela evoca los sótanos de la Dirección General de Seguridad, «uno de los epicentros más tenebrosos del franquismo y una de nuestras muchas asignaturas pendientes», ha rechazado la existencia de «ese milagro español de la Transición» con que la historiografía ha definido el paso de una dictadura a la democracia en menos de dos años.

«Aquí hay cosas que no han funcionado en absoluto se han pasado páginas sin leer nada y hay muchas cuentas pendientes que saldar»», ha observado con el subrayado de la célebre cita del pensador George Santayana al recordar «aquello de que quien olvida su historia está condenado a repetirla», ha parafraseado.

Un padre con alzhEimer

El nuevo relato de Torres, autor de una quincena de títulos entre novela, cuento, ensayo e incluso algo de poesía, es la historia de dos hermanos que se vuelven a ver en torno a un padre enfermo de Alzheimer.

Uno de ellos, el narrador, es una persona de talento y soñadora, mientras que el otro representa el lado opuesto de una dicotomía que ha extrapolado al mito de Caín y Abel. «Es una novela en el amplio sentido de la palabra. No tiene un género determinado ni quiero reivindicar nada», ha precisado este licenciado en Filología Hispánica (Universidad Autónoma de Madrid) que ha colaborado con TVE como guionista de programas entre los que figura «Al filo de lo imposible».

Fue colaborador de los diarios El Mundo y El País, y a lo largo de su obra ha dejado muestras de su vocación por la naturaleza, la geografía extrema y los viajes.

«Hoy día los novelistas hemos vuelto a una labor de orfebres medievales: no tenemos el público de las grandes películas, de las teleseries, de las redes sociales y de todo ese tinglado ligado a lo audiovisual», ha reflexionado.

Torres ha sido finalista del Nadal y ganador del Ateneo Ciudad de Valladolid, respectivamente septuagenario y sexagenario, los dos certámenes en vigor decanos de la literatura española, pese a lo cual considera que los premios «son un arma de doble filo», aunque para su carrera le han venido «muy bien», ha apuntado antes de concluir.

David Torres revisa los años de Transición
Comentarios