viernes 16/4/21

La decadente China colonial

DF28P6F4-13-01-01-5.jpg

alfonso garcía

Dos novelas cortas contiene este breve volumen, ambas un relato espléndido de la decadente China colonial, escritas por Eilee Chang (Shangai, 1920-EE UU, 1995), considerada la escritora más importante de aquel país en el siglo XX. «Plasmó como nadie la convivencia y la contradicción entre los valores tradicionales y la modernidad de los nuevos usos occidentales. Mediante sus conmovedores personajes, exploró temas tan universales como el amor, la pérdida de la inocencia o la rigidez de las relaciones sociales».

La primera de las novelitas, Primer incensario, es una historia ocurrida en Hong Kong antes de la guerra. Aunque no existe relación familiar, la joven Ge Weilong acude a su tía Liang para pedirle ayuda a fin de poder continuar sus estudios. Su tía, joven y rica, le abre las puertas a un ambiente mundano regido por la suntuosidad y la hipocresía. La convirtió en «una belleza recién llegada a los círculos de la sociedad hongkonesa», en la que rivalizaban tía y sobrina. Cuando esta se casó, vivió ajetreada días enteros, cuando no era en busca de dinero para su marido, era en busca de amantes para su tía». Más breve aún, Segundo incensario nos acerca a una boda y el «embrollo matrimonial» de un profesor universitario que le obligará a cambiar de ciudad para buscarse en otra la vida.

En ambas —«se leen en el tiempo que tarda en arder un puñado de incienso»—, en la primera especialmente, a mi juicio, se crea y recrea muy bien la atmósfera de la cultura china, se describe con puntillosa sencillez el paisaje a través de rápidas pinceladas y se muestran no pocas costumbres de Hong Kong, donde los requiebros y las intrigas amorosas ocupan espacio principal, consecuencia de una apertura progresiva. Símbolos. Buceo en el alma femenina. Y una prosa fina, sutil, detallista. Propia.

La decadente China colonial
Comentarios