martes. 28.06.2022

Sus derechos, nuestras obligaciones

Es uno más en la familia, pero incorporar a nuestras vidas una mascota implica un compromiso vital que pasa por velar por su salud y su bienestar, cuidarlo, garantizar su protección y la de quien nos rodea y respetar los espacios públicos
                      Otra de las obligaciones no explícita es asegurarnos que nuestra mascota sea siempre feliz. MANOLO TOBALINA
Otra de las obligaciones no explícita es asegurarnos que nuestra mascota sea siempre feliz. MANOLO TOBALINA

Uno más en la familia, ese compañero infatigable de aventuras que da todo a cambio a nada. Cada vez son más las personas que deciden incorporar una mascota a sus vidas, lo que implica adoptar una serie de cambios y asumir nuevas responsabilidades.

Actualmente en León hay ceca de 9.736 propietarios y 127.434 de canes inscritos. La cifra de gastos, la otra gran mascota por excelencia, es más difícil de precisar.

Para garantizar una perfecta convivencia en la sociedad, es importante saber que tener una mascota implica una serie de responsabilidades, que por otro lado se compensan con los cada vez más y mas justos derechos que tienen los animales, que han pasado en el Código Civil de ser percibidos prácticamente como objetos a ojos de la ley a ser considerados seres sintientes y como tales, sus dueños tienen para con ellos una serie de responsabilidades. La primera de ellas es velar por su salud y bienestar, con revisiones veterinarias periódicos para suministrarle vacunas, desparasitación y control de su salud. Si además no hay interés en que críe es muy aconsejable la esterilización.

Otra de las obligaciones la identificación de la mascota con un microchip. Así, en caso de pérdida, se podría acceder fácilmente a todos los datos de la mascota y su propietario. Por esta razón, es muy importante mantener siempre la información actualizada. Este chip electrónico debe ser implantado por un veterinario autorizado.

También hay que censar a nuestra mascota. Los ayuntamientos cuentan con un censo de animales domésticos. Es importante que los datos censales estén siempre al día: si hay un cambio de domicilio o se tiene que dar de baja por fallecimiento hay que comunicarlo.

Los propietarios de perros de razas potencialmente peligrosas deberán obtener una licencia administrativa para su tenencia, que tendrá que renovarse cada cinco años. Además, estos perros deberán llevar bozal y una correa no extensible de menos de dos metros.

Además, es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil en caso de tener un perro de raza potencialmente peligrosa. También para quienes vivan en determinadas comunidades Autónomas, como el País Vasco o Madrid. Es muy recomendable contar con un seguro para mascotas, aunque no sea obligatorio, porque los dueños son los responsables de cualquier perjuicio que pueda causar el animal. En ocasiones, el seguro del hogar ya cubre la responsabilidad civil por tenencia de un animal.

Es especialmente importante que los propietarios respeten los espacios públicos. Los animales de compañía se deben llevar siempre atados con una correa. Además, hay que recoger sus excrementos. No hacerlo puede conllevar multas elevadas.

Por último, si se tiene una especie exótica, las advertencias anteriores se magnifican, ya que dichos animales necesitan de cuidados muy concretos y, si se abandonan, puede crear un grave problema para la fauna y flora autóctona. Es fundamental tener la guía de expertos para cuidar animales que proceden de otros países para que vivan cómodamente.

Sus derechos, nuestras obligaciones
Comentarios