martes 27/10/20
Especialista del mes

El arte del doctor Mostaza

Pionero y referente de la cirugía endoscópica de raquis opera tanto a mayores con estenosis de canal lumbar como a toreros
El neurocirujano Antonio Luis Mostaza frente al Hospital San Juan de Dios de León, donde operó al diestro Manzanares. MARCIANO PÉREZ

Alfredo Leal, Curro Vázquez, Roberto Domínguez, Dámaso González... y, la semana pasada, José María Manzanares, son algunos de los toreros que han pasado por las manos del doctor Mostaza, neurocirujano pionero en microcirugía endoscópica y un referente de su especialidad en toda España.

Su arte en las artrodesis lumbares por técnica mínimamente invasiva le han convertido en uno de los cirujanos más reputados del plantel del Hospital San Juan de Dios. La cirugía de raquis por métodos endoscópicos ha cobrado auge en los últimos años para atender patologías frecuentes en las personas mayores como es la estenosis del canal lumbar.

«Antes, a las personas de 85-90 años se las desahuciaba y hoy día se hace esta cirugía, siempre dependiendo de su estado de salud. A esto la cirugía mínimamente invasiva aporta su granito de arena», explica.

La hernia discal lumbar, que es otro de los problemas frecuentes de esta zona de la columna vertebral, «en principio no es quirúrgica», precisa. «Sólo en casos en que se hayan demostrado alteraciones neurológicas se opera. Normalmente se reabsorben», apostilla.

«Este tipo de cirugía no sólo se hace en la privada, lo llevo haciendo en la pública»

La microcirugía endoscópica tiene la ventaja de que «se va más pronto de alta y la recuperación es más rápida», precisa este médico leonés, que también trabaja en la sanidad pública, en el Caule, y desde hace dos décadas se entrena a diario en esta especialidad.

A nivel lumbar, la artrodesis (fijación con tornillos), sobre todo cuando hay fibrosis posquirúrgica, «la endoscopia tiene ventajas muy superiores a la microcirugía convencional: somos capaces de ver toda la extensión de la fibrosis posquirúrgica y poder descomprimir bien las raíces nerviosas», explica Mostaza.

Esta es la técnica que aplicó el sábado al diestro José María Manzanares, que, el martes por la mañana, salía de alta del Hospital San Juan de Dios de León. Fue una intervención «meticulosa y delicada». «Las raíces de la L4 y la L5 estaban fibrosadas de las tres cirugías previas en Sevilla. El espacio L4-L5 estaba colapsado y el disco intervertebral degenerado, por lo que a continuación introdujimos en ese espacio un dispositivo de titanio poroso y completamos la cirugía con artrodesis (tornillos y fusión) también mediante técnica endoscópica», explica el doctor Mostaza. El torero se pudo levantar a las doce horas y el alta se produjo entre el segundo y el tercer día: sólo dos días y medio de ingreso hospitalario. «Se fue de alta bien, sin dolores, había recuperado el déficit motor y la radiografía de columna presentaba buena curvatura y buena alineación», añade.

Es una operación frecuente en los deportistas de élite, en cuya categoría engloba a los toreros. «Cuando se hace atrodesis del segemento L4-L5 para conseguir el movimiento total de la columna y si el espacio inferior S1-L5 está alterado, en determinadas ocasiones es necesario hacer una segunda intervención por vía laparoscópica anterior y colocamos una prótesis de disco que le permite tener toda la movilidad», subraya.

Mostaza confiesa que era ajeno al mundo taurino hasta que hace diez años realizó esta técnica con un torero. «Ha sido a raíz de esta estrecha relación con los toreros cuando comprendí que son personas muy especiales, combinan el entrenamiento físico, con el arte del toreo y una estabilización psíquica. Si no entrenan como lo puede hacer un deportista cualificado, pueden tener serios problemas a la hora de enfrentarse a un toro. Tienen que combinar suavidad y delicadeza con con rapidez expresiva y de fuerza cuando tienen que apartarse de él».

Los toreros descubrieron al doctor Mostaza a través de Fernando Cepeda, que había sido intervenido en Sevilla en varias ocasiones. «Llegó recomendado por otro paciente y a partir de aquí se desarrolló una relación con el mundo taurino».

A nivel de columna dorsal, añade el especialista, la técnica endoscópica es de gran utilidad en hernias discales dorsales, una patología compleja y difícil pero que con microcirugía endoscópica se resuelve», añade.

La microcirugía endoscópica también es una de las preferencias para abordar tumores medulares. El doctor Mostaza resalta que este tipo de cirugía no sólo se hace en la medicina privada. «Se hace también en la pública, lo llevo haciendo durante años en el Hospital de León, sin distinción».

El arte del doctor Mostaza
Comentarios