sábado 14.12.2019

EL PELIGRO DEL CÁNCER

EL PELIGRO DEL CÁNCER

DL | LEÓN


Aseica reivindica la investigación de los jóvenes y lamenta «la inestabilidad, la falta de financiación y renovación». En concreto, las dificultades para la consolidación de los jóvenes investigadores en la actualidad son: la disminución del número de nuevos contratos de investigadores, las dificultades en la renovación de contratos a personal investigador, así como la reducción de la tasa de reposición del empleo en el sector público, la inseguridad en la renovación de contratos, con existencia de periodos no remunerados y pérdida de derechos laborales.


También lamentan el endurecimiento de requisitos administrativos de becas, proyectos y contratos, y la falta de estrategia AEI en financiación, calendario y requerimientos para concurrir a las convocatorias públcias de ayudas a las I+D+i.


En este sentido, denuncian que España solo destina un 1,2 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) a investigación, «muy por debajo de la media Europea», que se sitúa en un 2 por ciento, y de países como Irlanda, Suecia, Reino Unido o Dinamarca, que dedican al I+D+i alrededor del 3 por ciento de su PIB. «Esto es algo que afecta directamente a la gente joven», según explica la coordinadora de Aseica Joven, María Caffarel. «Si queremos aumentar la supervivencia del cáncer en un 70 por ciento en 2030, necesitamos investigar y mejorar el sistema de financiación», ha sentenciado.


Es por ello que muchos de estos investigadores se marchan de España, algo «positivo» para la carrera científica. El problema, señala Caffarel, es que «muchos no vuelven», porque las condiciones y los sueldos son «mejores en el extranjero». «Necesitamos más programas de atracción y retención de talento, además de la garantía de carrera investigadora estable», ha apostillado.


En este sentido, según una encuesta de Aseica realizada junto con la SEOM a investigadores jóvenes, el 90 por ciento de los investigadores españoles que trabaja fuera piensa que no podrá volver a trabajar en España. Asimismo, las respuestas de los que trabajan en España son similares, ya que el 48 por ciento no cree que el futuro de su línea de investigación esté asegurado y piensa que, si quiere continuar investigando, tendrá que hacerlo en otro país.


Así, la asociación ha impulsado la iniciativa ASEICA Joven, un grupo de trabajo que, además de reivindicar más oportunidades y un aumento de los recursos para formación de investigadores, persigue la formación multidisciplinar de estos.


«Necesitamos una nueva generáción de líderes de investigación que combinen la comprensión del cáncer con los aspectos más químicos, por ejemplo», por lo que abogan por un cambio en la «cultura científica» para que sea «investigacional y de vanguardia en los hospitales» al aglutinar el perfil clínico con el investigador, según señaa el vicepresidente de Aseica, Luis Paz-Ares.


En cuanto a la formación, han anunciado la puesta en marcha de proyectos como ‘Meet with the expert’, con el que se pretende dar la oportunidad a gente más joven de «tomarse un café o una cerveza» con «científicos de primer nivel, profesionales de la industria o del mundo editorial» para hablar en un «contexto más informal», destacó Caffarel.


A propósito de ello, en el congreso también se ha preparado una mesa redonda sobre alternativas profesionales a la carrera académica estándar, con el fin de mostrar opciones más allá de «las típicas de investigación, enseñanza y medicina», ha explicado Paz-Ares.


«Necesitamos investigadores que lleven a cabo la gestión, investigadores en industria farmacéutica y en empresas biotecnológicas», añadió el vicepresidente. «Desde Aseica queremos darle un espectro de áreas cercanas a la ciencia que son igual de importantes que liderar un grupo de investigación», concluyó.


En torno a ello también se ha pronunciado el presidente de Aseica, Xosé Bustelo, quien destacó que «los jóvenes no saben que hay otras opciones». «Es muy importante concienciar a la sociedad sobre estas alternativas, ya que, fuera de España, tener un doctorado es una puerta de entrada a muchos trabajos diferentes, y eso tiene que ocurrir también en España».

EL PELIGRO DEL CÁNCER
Comentarios