miércoles 21/10/20
Unidad Aérea de la Guardia Civil

Vídeo | En el cielo como en la tierra

La Unidad Aérea de la Guardia Civil en León tiene su sede en el aeródromo de La Virgen del Camino. En este servicio trabajan 11 agentes para lo que cuentan con un helicóptero modelo BO-105. Su labor consiste en dar apoyo a todas las unidades de la institución cuando lo requieran
Reportaje sobre la unidad aérea de la Guardia Civil. F. Otero Perandones.
Dos mecánicos de la Unidad Aérea de la Guardia Civil de León en el hangar de La Virgen del Camino. F. OTERO PERANDONES

Las unidades aéreas se encuentran diseminadas por toda España y su máxima operativa es situarse en media hora en el lugar en el que se requiera su presencia.

Los componentes de León son seis pilotos, cuatro mecánicos y el encargado de la oficina. Al mando de este grupo se encuentra un capitán y el segundo jefe es un teniente. También hay suboficiales y cabos. Al frente de la mecánica se encuentra un brigada cuyos compañeros son un sargento 1º y dos guardias.

La demarcación en la que desempeña su labor diaria la unidad de helicópteros con base en La Virgen del Camino son las provincias de León, Palencia, Zamora, Valladolid y Salamanca y forma parte del Sector Aéreo Noroeste en el que también se encuadran los grupos de La Coruña y Asturias. La unidad con sede en La Coruña presta sus servicios además de en esta provincia en las de Lugo, Orense y Pontevedra. La de Asturias hace lo propio en el Principado y Cantabria. Con esta distribución se pretende que si una unidad no puede realizar un trabajo por cualquier circunstancia, cuente con el apoyo de las otras dos.

En el caso de Castilla y León el apoyo aéreo se presta desde León a las cinco provincias citadas anteriormente, Logroño, cuyos integrantes atienden las necesidades de Burgos y Soria y Madrid, sede del órgano central, que trabaja en Segovia y Ávila.

revi1

Dos de los pilotos de la Unidad Aérea en la cabina del helicóptero. JESÚS F. SALVADORES

El trabajo que realiza la Unidad Aérea es muy variado, pero en la provincia de León son frecuentes los rescates en montaña. Es por ello que la relación más cercana que tienen es con los integrantes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim). Por medio del helicóptero se puede llegar a zonas de difícil acceso y apoyar el trabajo de sus compañeros en tierra. También colaboran con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), en las persecuciones de toda índole, prevención de incendios y vigilancia del Camino de Santiago, entre otras misiones. En resumen, servicios de carácter ordinario y los que surgen a diario siempre en perfecta sintonía con otras especialidades.

En la provincia son frecuentes los rescates en montaña, por lo que los integrantes de la unidad aérea tienen una gran relación con los que forman parte del Greim de Sabero

En las unidades aéreas periféricas se tiene un helicóptero por sede y cuando se realiza el mantenimiento hay uno de reserva. La Guardia Civil cuenta con 41 aeronaves de este tipo repartidas por toda España. Del modelo BO-105, construido por Airbus y del que dispone la unidad leonesa, hay 16; del BK-117, ocho; del EC-135, 13 y del Dauphin AS-365, cuatro. La institución también tiene dos aviones Casa CN-235.

El BO-105 es un modelo de dimensiones reducidas respecto a otros helicópteros lo que le permite operar en sitios angostos, y se caracteriza por ser maniobrable. Tiene un motor biturbina, lo que le convierte en un aparato muy polivalente, cuya autonomía de vuelo es de dos horas y media. En su cabina, además del piloto y copiloto pueden ir otros tres ocupantes. Si la misión lo requiere se pueden transportar dos camillas.

Entre las limitaciones con que se encuentra este tipo de helicóptero está que en el arranque el viento no puede superar los 45 nudos (90 kilómetros por hora), la falta de visibilidad, la circunstancia especial que se genera con determinada humedad y temperatura, la precipitación en forma de nieve y lo que se conoce en el argot como ‘techo de nube’ (que la base de nubes esté muy baja cuando ellos necesitan volar más alto). La normativa establece que se debe transitar a 1.000 pies de altitud (300 metros), aunque para realizar su trabajo lo pueden hacer por debajo de esa altura.

El modelo EC-135 tiene mayor potencia, la posibilidad de incorporar una grúa y permite el vuelo instrumental.

Los integrantes de la unidad entienden que siempre que se requiere su presencia aportan algo, suman con el resto de compañeros y es en las evacuaciones de heridos y fallecidos cuando las familias agradecen su trabajo.

La Guardia Civil oferta todos los años unas plazas para ingresar en la Unidad Aérea. Optan al curso de piloto todos aquellos cuyo empleo es entre cabo y teniente después de haber demostrado tener unos conocimientos aeronáuticos mínimos, superar unas pruebas físicas y de aptitud de vuelo, reconocimiento médico y entrevista personal. También se valoran los idiomas y la titulación civil. Si se accede al curso, éste se desarrolla en Armilla (Granada) durante tres meses y si se supera se cuenta con el curso básico de piloto al que se deben añadir otros tres meses de formación instrumental para obtener el título de piloto militar de helicóptero. Cuando el agente es destinado a una unidad debe pasar la homologación correspondiente al helicóptero que va a tripular.

Al finalizar este proceso se ingresa en el destino correspondiente como segundo piloto y para ser primer tripulante serán necesarias como mínimo 500 horas de vuelo.

La preparación es continua y en función del destino de cada piloto deberá seguir ampliando conocimientos en temas tan variados como el uso de gafas de visión nocturna, seguridad en vuelo, supervivencia marítima y entrenamiento hipobárico.

La titulación de piloto se pierde si durante el año no se completan unas determinadas horas de vuelo para mantener la aptitud. Los cursos en simuladores son continuos y anualmente se debe superar una prueba.

En esta sección de la Guardia Civil la antigüedad y la especialización son dos parámetros muy valorados y siempre hay un responsable de seguridad en vuelo que estudia aquellos incidentes que pudieran ocurrir en el día a día para valorarlos y subsanarlos de cara a posteriores actuaciones.

Vídeo | En el cielo como en la tierra
Comentarios