lunes. 28.11.2022

Un escarabajo con interés terapéutico

Una nueva especie del insecto hallada en Guadalajara despierta interés porque segrega un veneno de interés farmacológico y se vale de las abejas para reproducirse
undefined

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales, de Madrid, y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descubierto en Guadalajara una nueva especie de escarabajo perteneciente al género Eurymeloe. La nueva especie se ha bautizado como Eurymeloe orobates en alusión al modo casual con que ha sido hallada en el puerto de La Quesera, limite entre las provincias de Guadalajara y Segovia. Y es que sus científicos descubridores se encontraron con este escarabajo hasta ahora desconocido paseando por la zona (en griego ‘oros’ significa montaña y ‘bates’ caminante).

Este coleóptero se encuadra en la familia Meloidae, un grupo de escarabajos muy extendido por la península ibérica que segrega cantaridina, un veneno de interés farmacológico con el que se defienden de sus depredadores atacando sus tejidos. «Es un veneno disuelto en su hemolinfa, que es como la sangre de los insectos, y lo liberan con las articulaciones de las patas», explica el investigador Alberto Sánchez-Vialas, uno de los científicos que halló este escarabajo cuya descripción se ha publicado en la revista especializada ‘ZooKeys’.

El Eurymeloe orobates es de color negro y semi brillante, tiene la cabeza redondeada y sus antenas son delgadas y largas. También tiene mechones rojizos dispersos por su cuerpo. «Su primer par de alas es muy endurecido y reducido, por lo que no puede volar, a diferencia de otros escarabajos», describe Sánchez-Vialas, que también destaca su abdomen hipertrofiado y sus lentos movimientos. Se trata de un animal de hábitos nocturnos aunque a veces también puede ser visto durante el día. Salen a la superficie en otoño, cuando comienza a llover y refresca, y mueren en primavera, cuando empiezan a subir las temperaturas.

Otra característica de este escarabajo que ha llamado la atención de los investigadores es su modo de reproducirse: ponen huevos de los que salen unas pequeñas larvas muy activas que trepan hasta las flores a la espera de que lleguen abejas solitarias, que anidan en el suelo. Las larvas se suben a las abejas, que las transportan hasta sus nidos.

Un escarabajo con interés terapéutico
Comentarios