lunes 1/3/21
Así es, así era: la sala capitular

Un espejo para ver el alfarje

JESÚS F. SALVADORES

El Parador San Marcos ha dejado de ser zona roja para convertirse en espacio neutral. Hasta en la Sala Capitular, inalterable. Es el adiós a los bermellones, granas, púrpuras, carmesís y corintos. La decoración, atenuada, y la luz, fortalecida, cede el protagonismo al alfarje del techo. Esta obra maestra de madera labrada que corona la estancia regia se puede contemplar desde las dos mesas de espejo que recorren la habitación, en las que se refleja. Una propuesta maestra.


JESÚS F. SALVADORES

Un espejo para ver el alfarje
Comentarios