domingo. 29.01.2023

Europa vuelve al carbón, León no puede

La crisis energética por la guerra de Ucrania retrasa los planes de descarbonización y muchos países retoman, aunque sea temporalmente, las centrales térmicas. En la provincia las instalaciones están ya desmanteladas o derruidas
                      La actividad de las térmicas ya no forma parte del paisaje de las cuencas leonesas L. DE LA MATA
La actividad de las térmicas ya no forma parte del paisaje de las cuencas leonesas L. DE LA MATA

Ante la disyuntiva gas o frío invierno, gana el carbón. Europa recupera, aunque sea temporalmente, las térmicas; y en España el Gobierno da un margen a la gallega de As Pontes, León, avanzadilla de la transición energética, progresa en el desmantelamiento de sus centrales a la espera de la prometida reconversión. La provincia es la pobre alumna aventajada de una apuesta por la descarbonización que seguirá adelante, pero que ahora con la crisis energética se da un respiro. En León es inviable también recuperar las explotaciones de carbón de interior. La historia minera de la provincia sólo puede mirar hacia adelante. En los compromisos inversores las prisas de la transición justa no son tantas como en borrar las huellas del pasado carbonero.

La inesperada situación que vive Europa hace recordar viejos conceptos que se repitieron durante años en un intento de mantener al menos una mínima actividad de generación con carbón que garantizara un cierto autoabastecimiento en caso de necesidad. Reserva estratégica, capacidad de respaldo,...

Ahora varios países europeos vuelven a mirar a las centrales de carbón. Alemania, Reino Unido, Austria, Holanda, Polonia, Grecia, República Checa, Hungría,... La autosuficiencia energética es de nuevo una prioridad frente a la actual situación, y la UE afloja las restricciones a la quema del mineral.

Europa admitió en junio que parte de las capacidades exigentes de generación con carbón pudieran ser utilizadas por más tiempo del que inicialmente se esperaba, debido a la «inesperada situación» provocada por las restricciones del gas ruso.

La necesaria reducción del consumo del gas pasa entre otras soluciones por recuperar la actividad de las térmicas de carbón allá donde se pueda. Será en todo caso, previsiblemente, una cuestión transitoria: no un retroceso, sino una pausa en el avance de la descarbonización. Lo que no evita que las comarcas del carbón se sientas defraudadas.

Europa vuelve al carbón, León no puede
Comentarios