miércoles. 05.10.2022

El fenómeno ovni que lo invadió todo

La irrupción de los platillos volantes aterrizó en la prensa de Estados Unidos hace 75 años. Nadie supo qué podían ser hasta que en 1950 un exmarine apuntó a los extraterrestres
Una mirada en el interior de la obra titulada ‘wave ufo’ (onda ovni) de Marilo Mori. TOM POWEL
Una mirada en el interior de la obra titulada ‘wave ufo’ (onda ovni) de Marilo Mori. TOM POWEL

El 24 de junio de 1947 el vendedor de equipos de extinción de incendios Kenneth Arnold pilotaba su avioneta cerca del monte Rainier, en el estado de Washington, cuando vio algo raro en el cielo que le recordó a un platillo volador. Así empieza un fenómeno que lo invadió todo. Aquel verano se ven a millares por Estados Unidos. «Nueve de cada diez estadounidenses han oído hablar de ellos», destacaba el estadístico George Gallup en agosto de ese mismo año, al analizar el primer sondeo de opinión sobre supuestos avistamientos de platillos volantes. Un tercio de los encuestados no tenía ni idea de lo que podían ser esos objetos; otro tercio se inclinaba por ilusiones ópticas y la imaginación; un 15% pensaba en armas secretas de su país; uno de cada diez, fraudes; y solo el 1% temía que fueran armas soviéticas. Ni mención a los extraterrestres, aunque estos llevaban sobrevolando el imaginario colectivo más de un siglo. Agosto de 1835 El gran engaño de la Luna El diario neoyorquino ‘The Sun’ cuenta entre el 25 y el 31 de agosto de 1835 que el astrónomo John Herschel ha descubierto vida en la Luna. Gracias a un nuevo telescopio, ha visto en el satélite mares, ríos y valles poblados por bisontes, unicornios, castores bípedos... Las ventas de ‘The Sun’ se disparan, y sus competidores no dudan en reproducir la historia tal cual. Todo ha sido un invento del periodista Richard Adams Locke. Un fraude que el diario solo admite 36 años después, en el obituario del reportero.

1877-1965 Los canales de Marte El astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli ve en 1877 una red de canales en Marte. Para él, son cursos de agua naturales. «No es preciso suponer aquí la obra de seres inteligentes», escribe en 1893. Sin embargo, su colega estadounidense Percival Lowell piensa que se trata de una obra de ingeniería planetaria. En plena fiebre de los canales, los marcianos protagonizan la primera invasión alienígena en ‘La guerra de los mundos’, novela de H.G. Wells.

El fenómeno ovni que lo invadió todo
Comentarios