miércoles 8/12/21

Órganos artificiales

La creación de órganos en laboratorio para el trasplante a los pacientes que los necesiten será una realidad en menos de una década, según ha augurado el investigador del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, Pedro Baptista, que supedita este plazo a conseguir la financiación necesaria. Baptista precisa que en cinco años será posible trasplantar estos órganos en animales «y que funcionen» y la traslación a personas llevará dos o tres años más. «Los órganos a la carta no son ciencia ficción», ha aclarado. Para este investigador, el hígado tiene algunas ventajas y parece que será el órgano más fácil de conseguir con bioingeniería, si bien es previsible que el resto de órganos sigan esos mismos plazos. Explica que hacer un órgano bioartificial es «bastante simple». Consiste en «coger un órgano rechazado de trasplante porque no funcionaba bien, lavarlo y sacarle todas las células, y lo que se queda es el esqueleto del órgano».

A ese órgano se le añaden las células del paciente para el que se crea. «Y a partir de ahí se estimula y al final del proceso podrá ser trasplantado y sustituir la función del hígado enfermo».

La gran ventaja de estos órganos es que tienen menos rechazo ya que están elaborados con las células del paciente.

FRECUENCIA
Comentarios