miércoles 22/9/21

Las llamas no dan tregua en el sur de Europa

El sureste de Europa sufre una histórica ola de calor extremo, con picos de más de 45 grados, que ha desatado incendios forestales en Turquía, Bulgaria, Grecia e Italia, países que han pedido a sus ciudadanos limitar el consumo eléctrico para no colapsar el sistema.

La UE moviliza medios para sofocar los incendios

La Unión Europea está movilizando medios aéreos y terrestres para ayudar a las labores de extinción de los incendios forestales que están afectando a Italia, Grecia, Macedonia del Norte y Albania.

Así, la Comisión Europea ha informado en un comunicado de que dos hidroaviones franceses han sido enviados a Italia para asistir este miércoles a sofocar las llamas que están arrasando la isla de Cerdeña.

Además, en los incendios que afectan a Grecia, el vecino Chipre ya ha movilizado otros dos aviones, además de equipos de bomberos que ayudarán en las labores de extinción desde el terreno.

En el caso de los Balcanes, el fuego está golpeando Albania, país al que Países Bajos y República Chequia han enviado dos helicópteros para apoyar a los equipos de extinción, mientras que Eslovenia ha comprometido 45 bomberos para ayudar a los incendios en Macedonia del Norte.

Toda la ayuda se canaliza a través del Mecanismo de Protección Civil de la UE, a través del cual los Estados miembros ofrecen medios y la Comisión Europea corre con el 75 por ciento de los gastos de transporte y logística. En palabras del comisario de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, la ayuda desplegada por los países europeos es un "excelente ejemplo" de la solidaridad de la UE en tiempos de necesidad.

"En un momento en el que varios países mediterráneos están siendo golpeados por los incendios forestales, el Mecanismo de Protección Civil hace posible que nuestras herramientas se usen al máximo de su capacidad", ha valorado.

Los alcaldes turcos piden más apoyo aéreo

Varios alcaldes de localidades turcas afectadas por los incendios que por octavo día consecutivo continúan azotando varias regiones del sur y suroeste del país, han pedido más apoyo aéreo para frenar el avance de las llamas, informó este miércoles el diario Cumhuriyet.

"La situación es muy grave. Las llamas se están acercando a la central térmica de la zona. Un avión o helicóptero con visión nocturna debería dirigirse al área de inmediato", declaró el alcalde de Milas, Muhammet Tokat, una de las zonas afectadas, a primera hora de hoy.

Esta madrugada otros cuatro distritos de Mugla fueron evacuados por el avance de las llamas. Once incendios permanecían activos, tras extinguirse o controlarse otros 152 fuegos en 38 provincias del país, en su mayoría en la costa Mediterránea y del Egeo, según datos del ministerio de Agricultura.

Mientras que hasta el momento las autoridades no han revelado la extensión de las zonas afectadas, la Cámara de ingenieros agrícolas de Esmirna estima en 547.000 el total de hectáreas calcinadas hasta el pasado lunes.

El Gobierno del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, está en la mira de las crecientes críticas desatadas por la falta de eficacia en la lucha contra el fuego, responsable de al menos ocho muertos en los últimos siete días, sobre todo por haber recurrido a aviones de propiedad extranjera ante la falta de recursos propios.

En un comunicado conjunto, once alcaldes del principal partido opositor, el socialdemócrata CHP, culparon al Gobierno de la falta de manutención de los aviones apagafuegos nacionales.

"Si pudiéramos realizar una intervención temprana apagaríamos los fuegos antes de que crezcan, pero no pudimos hacerlo. ¿Cuándo terminarán los fuegos? Cuando se terminen los bosques", declaró el alcalde de Mugla, Osman Gurun.

"No parece posible extinguir completamente el fuego con estos aviones de momento. Me siento muy indefenso como todos los demás", añadió.

Ocho personas, dos de ellas bomberos, han muerto hasta ahora en los incendios, casi todas en el virulento foco de Manavgat, en la provincia meridional de Antalya.

Grecia continua batallando contra varios incendios

Los bomberos griegos continúan dando la batalla para contener varios grandes incendios en todo el país, los más importantes a las puertas de Atenas y en la isla de Eubea, todo en medio de una ola de calor sin precedentes, con temperaturas medias de 45 grados y un récord en el norte del país, donde el termómetro llegó a marcar 47,1 grados.

En los suburbios de Varimbombi y Adames, más de medio millar de bomberos, centenares de voluntarios y policías, con 150 medios terrestres y 14 aéreos han pasado toda la noche luchando por controlar la propagación de un incendio que comenzó el mediodía del martes, presumiblemente por la explosión de un poste eléctrico que no resistió la tensión que está registrando la red en todo el país a causa de la ola de calor.

A pesar de que el incendio ha arrasado docenas de propiedades no se ha registrado ninguna víctima mortal y tan solo siete personas tuvieron que ser ingresadas con problemas respiratorios leves.

El primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, quien acudió esta mañana nuevamente al centro de coordinación, destacó que lo principal es que no se hayan registrado víctimas y que el suministro eléctrico no haya colapsado por completo.

Según informaron los bomberos, por la mañana y debido a la humedad el frente de fuego muestra un mejor panorama, pero se mantiene el temor de que a medida de que avance el día y vuelvan a subir las temperaturas, la carga térmica pueda reavivar algunos focos, sobre todo en los pinares que rodean las zonas afectadas.

En declaraciones a la cadena Skai, Spyros Vrettos, alcalde de Ajarnés, el municipio en el que se encuentran las citadas poblaciones, dijo que el daño es incalculable, ya que decenas de casas se han quemado e innumerables áreas de pinar han quedado reducidas a cenizas.

Agregó que el área será declarada en estado de emergencia con el fin de brindar una compensación adecuada a los residentes afectados.

Los incendios de Atenas son el ejemplo más visible de casi un centenar de fuegos que se han desatado a causa del calor extremo y la consecuente sequía.

Mientras la imagen en las islas de Rodas y Kos ha mejorado, la situación en la isla de Eubea, cercana a Atenas, continuaba dramática esta mañana.

Al igual que en los otros incendios, Protección Civil ordenó la evacuación temprana de muchos pueblos, lo que por ahora ha evitado que haya víctimas.

El incendio forestal se declaró el martes junto al lago de Eubea, en una zona de grandes pinares en el norte de la isla, y por la mañana seguía descontrolado.

Los bomberos han estado toda la noche luchando por contener las llamas, una batalla complicada debido a que los vientos cambian constantemente de dirección.

Según indicaron los bomberos, el perímetro en llamas supera los 9 kilómetros y se extienden desde los pueblos de Drymonas y Kurkuli hasta las aldeas de Jronia y Sepiada, cuya población ha sido evacuada.

Grecia está pasando estos días por la peor ola de calor de los últimos 40 años, a lo que se añaden vientos que alcanzan fuerza 6 en la escala Beaufort, dos ingredientes que sumados a las malas condiciones de la red eléctrica forman el peor coctel posible.

Dos trabajadores forestales mueren por los incendios en Bulgaria

Dos trabajadores forestales que participaban en la extinción de incendios en Bulgaria han muerto en las últimas 24 horas, al tiempo que se han declarado 187 nuevos focos en medio de una ola de calor extremo, informaron a Efe fuentes del Ministerio del Interior.

Las dos víctimas mortales y un tercer trabajador que sufrió quemaduras en el 10 % de su cuerpo trabajaban en labores de extinción de un pequeño incendio en la localidad de Petrovo, a 160 kilómetros de Sofia, cuando un súbito cambio en la dirección del viento hizo que quedaran rodeados por las llamas.

Los dos fallecidos, de 34 y 48 años, murieron asfixiados por el humo y los servicios de rescate no pudieron ayudarles.

El calor extremo de más de 40 grados y la sequedad han disparado los incendios, el más grave ha sido uno causado por la chispa de un vehículo agrícola en el centro del país, que ha calcinado ya cien hectáreas de bosque de pino y ha quemado seis viviendas que fueron previamente evacuadas.

Pese a los numerosos focos, el tamaño menor de los fuegos ha permitido que la mayoría de ellos se extinguieran con rapidez con la intervención de los bomberos apoyados por el ejército y un helicóptero cisterna.

Bulgaria, azotada por una ola de calor extremo desde principios de esta semana con temperaturas de hasta 43 grados, ha perdido 2.000 hectáreas de arbustos y bosque por el fuego.

Para hoy se ha declarado un código naranja en casi todo el país debido a temperaturas de hasta 38 grados, lo que complica los esfuerzos de los bomberos, ayudados en varias zonas por militares.

Según el Ministerio de Interior, los datos de los satélites muestran que casi toda la zona central y suroeste está en riesgo extremo de incendios hasta el 15 de agosto. 

Las llamas no dan tregua en el sur de Europa
Comentarios