domingo 24/10/21

GENERACIÓN

La antesala de la vendimia ofrece un precio reflejado en tablilla para 2021 sería de 0,20€/Kg, una ligera subida respecto al año covid (0,17€/Kg), pero inferior a la vendimia 2019 (0,25€/l). Además, se sitúan por debajo de los costes medios de producción.
Un vendimiador en los viñedos. efe

dl

Ante el inicio de la vendimia 2021, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos reclama que las buenas perspectivas comerciales para los vinos españoles se traduzcan en unos precios rentables para los viticultores. Las prácticas especulativas de grandes bodegueros e industriales no deben frenar de forma artificial la subida de precios de la uva que dibujan los fundamentos del mercado de oferta y demanda: Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha, región que influye de forma decisiva al generar el 50% de la producción total española, acaba de ajustar su previsión de cosecha para la región en esta vendimia a unos 22,5 millones de hectolitros de vino y mosto, lo que supondría un descenso de algo más del 20% respecto de los 28,5 millones de hl que se obtuvieron en la campaña anterior.

Se prevé que en España la producción ronde los 39-40 millones de hl de vino y mosto, lo que dibujaría una cosecha media-baja que vendría en gran parte a compensar el exceso de existencias de vino acumulado como consecuencia de la bajada de consumo provocada por la pandemia en la pasada campaña.

Esta merma productiva se venía anunciando desde hace meses y se debe, fundamentalmente, a los efectos causados por la borrasca invernal Filomena, que provocó importes daños en madera y yemas de las viñas en las principales zonas vitícolas, así como a la incidencia añadida de posteriores heladas tardías y diversas tormentas con pedrisco.

Los grandes países productores, Francia e Italia, esperan reducciones aún más acusadas por las heladas tardías, lo que mejorará la perspectiva comercial de los vinos españoles. La producción francesa de vino en 2021 podría situarse, según el ministerio de Agricultura galo, en un nivel históricamente bajo. Las autoridades francesas prevén una caída de entre 24% y 30%, debido también a algunas enfermedades de la vid, como oídio y mildiu, que proliferaron debido a las lluvias de verano. Por su parte, la organización de empresas agroalimentarias Coldiretti prevé que la producción vitivinícola italiana en la campaña 2021/22 se mueva en una horquilla de entre los 44 y los 47 millones de hectolitros. Esta previsión, efectuada a principios del mes de agosto que, por tanto, podría haberse visto ya superada por la climatología, supondría una reducción cercana al 10%.Entre los factores que más están influyendo en un mayor dinamismo en el mercado del vino se encuentra el aumento del consumo en el ‘canal Horeca’, por la recuperación de la actividad en bares y restaurantes y el tirón del turismo nacional tras la fase más grave de la pandemia. La propia Federación Española del Vino (FEV), espera «para mediados de 2022», haber superado la crisis generada en el sector por la pandemia y volver a las ventas de 2019.

GENERACIÓN
Comentarios