lunes 25.05.2020

Las grullas revolotean por el Hospital de León

Las cien pajaritas de papel de María y David llenan de fuerza y esperanza a sanitarios y a enfermos que luchan contra el Covid
DL30P40F3-13-14-26-8.jpg
DL30P40F3-13-14-26-8.jpg

Las puertas del Hospital de León se abrieron para que por ellas entraran, más allá del coronavirus, mensajes de energía, de fuerza, de ánimo, de calor y de apoyo con forma de grullas de papel que durante las últimas semanas los hermanos David y María habían hecho en su casa durante el confinamiento provocado por el Covid-19. Su madre, Coral Rojas, muy emocionada, se las entregó el sábado por la mañana a un grupo de policías en la plaza de Santo Domingo, junto con dos grandes bizcochos caseros, con la idea de cumplir la leyenda japonesa del origami. Una fábula que relata que quien hace un una grulla de papel «desea cien años de salud y de vida a quien la recibe».

La caja llena de grullas y los dulces llegaron a su destino y desde el Hospital de León agradecen «la maravillosa sorpresa» recibida cuando los agentes de policía les hicieron entrega de estos presentes tan especiales. «Todas estas muestras de cariño, de complicidad y de buenos deseos de la sociedad leonesa son espectaculares y hacen que alguna lagrimilla corra por nuestras caras», agradecen los sanitarios a través de las redes sociales, donde comentan que los policías también entregaron los mensajes «visiblemente emocionados».

«María y David, mucha salud y felicidad en vuestras vidas. Estas grullas nos dan fuerzas y aliento para seguir luchando», apuntan los sanitarios, en relación a la carta que acompañaba a las pajaritas de papel y a los bizcochos. En ella, David, de 17 años, y María, de 11, mandan un mensaje de esperanza y apoyo recordando que «juntos superaremos toda esta situación», que «un día más es un día menos» y que «estamos con vosotros». «Hoy nuestra guerra es contra el coronavirus. Una guerra diferente que nos une a todos en una lucha común», relatan los dos hermanos tras contar la bonita leyenda japonesa que junto con sus padres han puesto en práctica en su casa para repartir ánimos.

Las grullas revolotean por el Hospital de León