lunes 30/11/20

Lo que ha cambiado (y lo que no) en el fútbol tras la covid-19

La pandemia de COVID-19 que ha sacudido el mundo durante los últimos meses ha tenido un fuerte impacto en el fútbol. Basta con ver cualquier partido para darse cuenta de ello. Y no solo por la ausencia de público, que también. Aquí queremos hacer un repaso de en qué ha cambiado este deporte a nivel profesional tras la irrupción del SARS-CoV-2 y en qué no.

Lo que ha cambiado en el fútbol post covid-19

Las federaciones nacionales e internacionales, así como las grandes ligas de fútbol a nivel mundial, se han esmerado en establecer protocolos para evitar la propagación de la covid-19 durante los partidos y en las concentraciones de los equipos. Estas son las medidas más significativas:

■ Distancia de seguridad en los banquillos. Tanto los futbolistas que no estén disputando el encuentro como el cuerpo técnico deben mantener una distancia de seguridad de dos metros entre ellos. En algunos casos, esto se ha solucionado dejando una butaca vacía. En otros, se ha mandado a los jugadores al primer anfiteatro de las gradas, que están vacías por ahora.

■ Partidos a puerta vacía. Es decir, sin público. Como indica este artículo de Myprotein, el factor que más ha cambiado el fútbol post covid y el que resta más encanto a los encuentros a pesar de que se haya tratado de simular la presencia de personas por ordenador y de que se hayan insertado cánticos en las retransmisiones televisivas. Es cierto que la UEFA ha aprobado que los partidos de la Champions League y de la Europa League 2020/2021 se jueguen con un tercio del aforo, pero países como España se han apresurado a indicar que no se hará.

■ Más cambios. De los tradicionales tres hemos pasado a cinco. Además, la norma parece haber llegado para quedarse ya que llevaba tiempo estudiándose por parte de la FIFA y la UEFA. La realidad es que esto ha elevado el ritmo físico de las primeras partes de los partidos y ha incrementado la variedad táctica. Sin embargo, muchos aficionados se quejan de que el juego se para en exceso en los segundos 45 minutos.

■Desinfección total. Ahora, antes del comienzo de cada partido, el balón, los postes de las porterías y hasta los banderines de córner son desinfectados con gel hidroalcohólico antes de comenzar el encuentro. Hasta los recogepelotas deben llevar guantes.

¿Qué sigue igual en el fútbol?

Evidentemente, no todo han sido cambios. Hay factores más allá del juego que, a pesar de la pandemia, se han mantenido inalterables a pesar de las recomendaciones sanitarias. Son estos:

■ Las celebraciones de los goles. Durante los primeros partidos pudimos ver cómo los jugadores se mostraban más comedidos a la hora de celebrar cada tanto. Sin embargo, conforme avanzaron las competiciones hacia su recta final y los partidos cobraron más relevancia, los jugadores dejaron de poder controlar sus impulsos y volvieron los abrazos y los besos tras cada gol.

■ Las protestas al árbitro... Fue uno de los puntos en los que se hizo más hincapié antes de reanudar las competiciones. De hecho, no mantener la distancia de seguridad en ese tipo de situaciones podía conllevar amonestación. Sin embargo, la tensión competitiva ha hecho que la norma no se respete en la mayoría de los partidos.

■ ... y los 'piques' entre jugadores. Un mal gesto, una entrada fea o alguna palabra malsonante. Muchas son las excusas que han llevado a los futbolistas a enfrentarse y a no respetar la distancia de seguridad cuando el juego estaba parado.

■ Las barreras en las faltas. Una situación en la que es imposible aplicar las normas sanitarias. Al fin y al cabo, se trata de dificultar un lanzamiento que podría acabar en gol.

En definitiva, está claro que la covid-19 ha cambiado mucho el fútbol, pero no totalmente. Habrá que ver cuántos de estos cambios han llegado para quedarse y cuántos no.
 

Lo que ha cambiado (y lo que no) en el fútbol tras la covid-19
Comentarios