martes 19.11.2019

Las hermanas Bronte sin edulcorar

Las hermanas Bronte sin edulcorar

Las hermanas Brontë no tenían nada que ver con el mito del romanticismo edulcorado creado en torno a ellas y en la actualidad habrían sido «feministas de vanguardia», considera la escritora argentina Laura Ramos, autora de una biografía sobre las tres famosas autoras inglesas y su olvidado hermano Branwell. Infernales. La hermandad Brontë es el título de esta biografía sentimental sobre la obra de esta familia emblemática de la literatura del siglo XIX, editada por Taurus, con la que Laura Ramos cuestiona el mito romántico de «las tres escritoras vírgenes perdidas en un pueblo de un páramo del que nunca salieron». Su libro comenzó, recuerda en una entrevista con Efe, con un viaje que hizo a Haworth, el pueblo en el que crecieron Charlotte, Emily, Anne y Brandwell, convertido en un «parque temático» dedicado a las hermanas Brontë.


Un espectáculo lleno de romanticismo edulcorado que, dice Laura Ramos, no tiene «nada que ver» con el verdadero universo de las Bronte, quienes llegaron a publicar libros considerados casi pornográficos con seudónimos masculinos. Con el tiempo, Charlotte se convirtió en una celebrada autora; Emily se mantuvo en el anonimato mientras que su obra escandalizaba a Gran Bretaña; Anne publicó La inquilina de Wildfell Hall, una de las novelas pioneras en el feminismo y Branwell llevó el ideal romántico hasta los límites de la autodestrucción para caer luego en el olvido. Los hermanos se criaron en un páramo de una forma «un poco salvaje» y vivieron una infancia muy libre con un padre muy culto, en la que se convirtieron en asiduos lectores de periódicos y de la revista Blackwood’s, que contenía poesía, ficción, crítica, filosofía y comentarios políticos, lo que moldeó sus juegos y sus gustos literarios, explica la autora.


Las Brontë decidieron adoptar la identidad de tres varones, los hermanos Bell, para publicar sus primeros poemas de tal forma que estas mujeres provenientes de una familia pobre y alejada de los grandes centros culturales se convirtieron en escritoras profesionales avanzadas a su época, indica Ramos. El mito de las tres jóvenes vírgenes del páramo tuvo su origen en la primera biografía de las hermanas que escribió Elizabeth Gaskell, en la que «bosquejó una leyenda trágica», un libro que batió récords de ventas en todo el mundo y que sentó las bases para cualquier posterior biografía.

Las hermanas Bronte sin edulcorar
Comentarios