jueves 28/10/21

Hijos de la juventud

DF12P6F4-17-29-40-5.jpg

pilar martín

Con la certeza de que «todos somos consecuencia de nuestra juventud» el escritor Fernando Benzo propone al lector con su nueva novela Los viajeros de la Vía Láctea recorrer esas cicatrices vitales que dejan los errores o fracasos de la juventud y que acaban forjando la madurez. Que la vida iba en serio es algo que ya nos recordó Gil de Biedma, pero en esta nueva novela (Planeta) Benzo ha querido ahondar en esta verdad a la que expone al grupo de «maduros» que habitan en estas páginas donde, al ritmo del tronar de una Vespa roja, retrata a esa generación que ahora tiene medio siglo a sus espaldas. El tiempo necesario para reflexionar sobre las muescas que cada uno tiene en su fusil. «Todos somos consecuencia de nuestra juventud, y a veces pasamos el resto de nuestra vida intentando corregir errores, fracasos. Por eso en esa novela he querido recorrer ese proceso. No somos los mismos con 50 años, pero somos consecuencia de lo que fuimos con 20 y ese viaje hacia la madurez consiste en ir curando nuestras propias heridas», afirma este madrileño de nacimiento (1965) que pasó su infancia en Sevilla, adolescencia en A Coruña y juventud en Madrid.

En concreto, Los viajeros de la Vía Lactea pivota sobre los personajes de Blanca y Javi, dos más que amigos que viven su juventud en ese Madrid de los años 80 donde garitos como «La Vía Láctea» o el «Penta» eran templos donde peregrinar todas las noches.

Y en ese ambiente es donde estalla esa suerte de meteorito que hace que estos dos universitarios, junto a sus amigos Óscar, Jorge o David, cambien sin que ellos sepan las consecuencias que tendrán en su futuro. «Cuando miras para atrás te das cuenta de que todo cambia en una noche», recalca Benzo (ex secretario de Estado de Cultura y recién cesado de su puesto como CEO de Madrid Destino) sobre el detonante de esta novela coral donde pese a tener dos voces narrativas, la de Blanca y Javi, cuenta con el personaje de Óscar como hilo conductor.

Hijos de la juventud
Comentarios