lunes 01.06.2020

JHS se plantea si renueva otro año a su actual abad

Nace una corriente favorable a prorrogar

El abad de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, Tomás Castro, reconoció ayer la existencia de una corriente interna en el seno de la cofradía que aboga por buscar alguna fórmula en los estatutos para renovar de forma extraordinaria por un año la abadía actual, a la vista de las circunstancias que obran y de que la suspensión de los actos procesionales ha impedido a Castro presidir ninguna de los cortejos que correspondía organizar a la cofradía.

«Estaré a lo que decidan los hermanos. Ahora mismo, lo único que me preocupa es atender la bolsa social de la cofradía, que va a tener que hacer una labor ingente en vista del panorama. Yo estoy feliz de la abadía que he hecho. He conseguido sacar adelante los retos que me había propuesto y soy muy feliz con mi cofradía y con mi Cristo de la Crucifixión. Pero si los hermanos deciden que continúe un año más, lo haré encantado. Ha habido personas que se han dirigido a mí. Yo solo puedo decir que soy un servidor de la cofradía y que haré lo que se me pida».

Castro está orgulloso de los retos que ha acometido: «Se han tomado decisiones importantes, que pueden haber gustado o no, pero que creo que se debían tomar. No solamente consiste en sacar las procesiones. Hay muchas cosas más pero ya digo que eso es secundario, que ahora me preocupa la bolsa social»,

Los estatutos de la cofradía reflejan que las abadías tienen una duración de un año, pero existen precedentes de la etapa de la Guerra Civil en las que se prolongó la duración a tres años. Entre 1931 y 1933 estuvo al frente José Pinto Maestro tres años y dos años estuvo Domingo Picón Marassa, de 1936 a 1938.

«De momento, no podemos hablar de estas cosas hasta que no superemos esta situación en la que estamos. Cuando volvamos a la normalidad, abordaremos esta cuestión», manifestó a este periódico Castro.

JHS se plantea si renueva otro año a su actual abad