sábado 07.12.2019

LA BARBA SIGUE VIVA

El gusto por la barba acompaña a hombres de todas las edades, estilos y profesiones que hacen uso de ella para potenciar su personalidad, camuflar imperfecciones o redondear su estilo, incluso para olvidarse del afeitado diario, lo que no le exime de su cuidado.


La barba aparece en todo los estatus de la sociedad. La exhiben, desde reyes como Felipe VI o Guillermo de Holanda; políticos, como los españoles Pablo Casado o Pablo Iglesias; pasando por actores como Brad Pitt e incluso deportistas como Leo Messi o Gerard Piqué.


«El vello facial aparece en distintas longitudes y formas, en función de la calidad del pelo, la fisionomía del rostro y el estilo personal», explica a Efe el barbero y estilista David García Vázquez.


La barba tiene largo recorrido, «llegó para quedarse. Cada vez son más los hombres que se suman a esta tendencia», añade este estilista quien considera que la barba ha dejado de ser sinónimo de «hombres descuidados», al contrario, son muchos los que disfrutan con el «arte del afeitado». Una barba cuidada, además de enmarcar las facciones, ocultar imperfecciones o pulir ángulos, aporta un plus de masculinidad y una nota de elegancia.



Para los calvos


Son muchos los hombres famosos como Zinedine Zidane o Pep Guardiola que, siendo calvos, se han sumado en alguna ocasión a la moda de la barba, una tendencia que ahora se aleja de la estética «hipster» caracterizada por barbas pobladas y largas. Ahora los alopécicos presumen de lucir un tipo de barba que se adapta a sus facciones.


«Se puede jugar con los volúmenes, las líneas o los ángulos hasta equilibrar el binomio cara-barba con respecto a la calva», explica David García Vázquez.



TIPOS DE BARBA


Esta temporada se llevan levemente desaliñadas, cerrada y canosa, aunque son varios los tipos de barba que se ven en las pasarelas.


Perilla. Es la barba en la zona de la barbilla y mandíbula, que armoniza las facciones y proporciona un aire definido y marcado a los rostros anchos, bien en forma redondeada o cuadrada.


Barba de tres días. Dejar de afeitarse durante tres días ofrece un cambio de estilo, aparentemente, sin grandes esfuerzos. Favorece a todo tipo de rostro, desde las formas más redondeadas hasta los más rectangulares, ya que este tipo no añade una anchura adicional a los lados del rostro.


Barba candando. Es sencilla, solo se tiene que dejar crecer el vello de la perilla y el bigote, permitiendo que entre ambas secciones crezca una línea vertical. El resto de pelo facial debe quedar bien rasurado.


Barba cortina. Este tipo de barba en la parte inferior del óvalo facial tiende a suavizar los ángulos del rostro, sienta especialmente bien a las caras rectangulares, ovaladas y redondas.


Redonda. Este diseño exige una afeitado a lo largo de los pómulos, resulta ideal si se quiere conseguir un rostro más delgado.


Cuadrada. Ideal cuando los rasgos son angulosos y el objetivo sea redondearla.


Triángulo invertido. Esta barba se ocupa de crear densidad en la zona de la barbilla y juega con una patillas finas.

LA BARBA SIGUE VIVA
Comentarios