martes. 31.01.2023

LA CURVA DESEADA

El embarazo no es tabú. Así lo considera la modelo internacional Neus Bermejo, que desfiló en avanzado estado de gestación en la pasarela de Madrid para la firma lencera Andrés Sardá con un conjunto rojo que recreaba la mítica capa de
                      La modelo Neus Bermejo desfila con una creación del diseñador Andrés Sardá durante la Semana de la Moda de Madrid
La modelo Neus Bermejo desfila con una creación del diseñador Andrés Sardá durante la Semana de la Moda de Madrid

Desde hace tiempo, las modelos han visibilizado la belleza del embarazo sobre la pasarela, como Heidi Klum, Miranda Kerr, Irina Shayk, Coco Rocha, Alessandra Ambrosio, Georgia Fowler o Ashleigh Good.

Siguiendo la estela de celebrities como Rihanna, Kylie Jenner, Christina Ricci o Mon Laferte, Neus Bermejo, modelo de grandes ojos felinos, recibió un fuerte aplauso cuando pisó la pasarela.

Modelos española como Bimba Bosé o la mexicana Jaydy Michel también desfilaron en la pasarela madrileña estando embarazadas, pero sin visibilizar su embarazo.

«Lucir barriga es bonito y dulce», considera Núria Sárda, directora creativa de la firma de lencería y baño que ha subido a la pasarela una colección inspirada en el cine.

Neus Bermejo, la mejor modelo de la 72 edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, decidió lucir embarazo. Lejos quedaron las prendas premamá amplias y voluminosas, llamadas estilo mesa camilla, cuyo objetivo era disimular la silueta, tapar las curvas de embarazada.

La primera ‘celebrity’ en romper tabúes fue Demi Moore con la icónica portada para Vanity Fair en la que posaba desnuda en un avanzado estado de gestación, una idea a la que se han sumado muchas mujeres.

Olvidados quedan aquellos diseños con mucho vuelo y amplios abrigos que disimulaban la barriga con metros y metros de tela, muchos de ellos aderezados con lazos y adornos ñoños. Ahora, las mujeres, anónimas y famosas, apuestan por diseños ajustados, presumen de curvas, se siente orgullosas de la transformación de su cuerpo.

UNA IMAGEN ROMPEDORA. Fue la portada más famosa de los años 90: Demi Moore posando desnuda a punto de dar a luz a una de sus hijas La actiz de Hollywood iba a ser la portada de Vanity Fair en 1991 con un vestido de Isaac Mizrahi pero la fotógrafa Annie Leibovitz disparó su cámara al final de la sesión de manera improvisada y logró una imagen icónica SIN TABÚS. Bruce Willis y Demi Moore no eran una pareja al uso, desde luego. Invitaron a un grupo de amigos y a varias periodistas, con cámaras inlcuidas, a presenciar el parto de otra de sus hijas en un innovador concepto de lo que es la privacidad

LA CURVA DESEADA
Comentarios