jueves 23/9/21

Laciana conquista con turismo activo y deporte

Con la llegada de la primavera, el valle ofrece a los visitantes
Las actividades al aire libre son en paisajes de gran belleza. DL

El Valle de Laciana cuenta con una importante biodiversidad, con un impresionante paisaje de montañas y bosques, una riqueza natural que son dignas del título que consigue esta comarca en el año 2010 cuando fue declarada Reserva de la Biosfera de la Unesco, a través de su programa MaB (El Hombre y la Biosfera). Esta figura vino a añadirse a la declaración del territorio de Laciana como Lugar de Importancia Comunitaria dentro de la Red Natura 2000 y como Zona de Especial Protección para las Aves. Además, se encuentra incluida dentro del proyecto de ampliación del área de afección del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Espacio Natural Sierra de Ancares.

Y con este escenario, no es extraño que la fauna de este lugar sea de un alto nivel, con un especial protagonismo de especies de gran valor, como el urogallo cantábrico o el oso pardo, en la que está considerada como la comarca por excelencia del plantígrado.

Un entorno importante en todas las épocas del año, pero con la llegada de la primavera luce de forma espectacular, y puede ser disfrutada a través del deporte y del turismo activo. Entre estas actividades se pueden encontrar infinidad de rutas de senderismo con distintos niveles de dificultad, las cuales llevan a adentrarse al turista en brañas, bosques mixtos o lugares singulares como área geológica del Feixolín, en donde se pueden encontrar una pared o farallón de pórfidos, de unos 100 metros de altura que muestra una intrusión de pórfidos, formados por una serie de conglomerados cuyos materiales son areniscas, lutitas y capas de carbón. Un lugar privilegiado donde también se cuenta con un mirador, para no sólo disfrutar de la geología, sino también del entorno y sus altas cumbres.

Una comarca que también piensa en los amantes del ciclismo, tanto en la modalidad de carretera teniendo en cuenta los puertos de montaña que la rodean, como con las rutas cicloturistas, la más reciente la Bike Minera, para conocer el legado del sector del carbón. Consta de dos bucles: el primero de ellos de 14 kilómetros con muy poco desnivel y transcurre en gran parte por la Vía Verde, por lo que es apta incluso para niños. El segundo bucle es de unos 26 kilómetros, y requiere tener una buena destreza con la bicicleta y buena forma física.

Un destino turístico ideal para las familias que permite a los niños estar en contacto con la naturaleza y a la vez con la práctica del deporte, en un entorno seguro, donde mantener las medidas de seguridad marcadas por la crisis sanitaria se logran fácilmente. Entre esta oferta familiar, el valle cuenta con el Camino Natural, cien por cien ciclable que recorre el antiguo ramal ferroviario que unía Villablino con la pedanía lacianiega de Villaseca, donde se puede ver el patrimonio industrial minero.

Laciana conquista con turismo activo y deporte
Comentarios