lunes. 27.06.2022

La iraní Maryam Moghadam, actriz antes de ser directora de cine, estrena en España su debut en el largometraje, El perdón, una película inspirada en la historia de su madre, Mina, que le ha servido a la cineasta para denunciar la lectura misógina y machista de las leyes en Irán y la soledad en que viven muchas mujeres. El perdón nace de nuestro deseo de hablar de la injusticia y de las leyes en Irán basándonos en lo que le pasó a mi familia, ya que mi padre fue ejecutado por motivos políticos, pero no queríamos contar exactamente su historia; queríamos mostrar lo que le pasa a mucha gente en Irán», afirma Moghadam en una entrevista con Efe por zoom desde Teherán, donde vive.

La cinta comienza con Mina (a la que interpreta la propia directora) despidiéndose de su marido en la cárcel donde lo van a ejecutar al día siguiente; después, la cámara la encuentra un año después cuando trabaja en una envasadora de leche para mantener a su niña, que es sordomuda, mientras aguanta impertinencias de su cuñado y su suegro que creen que la viuda guarda un dinero que ansían. Pero nada más lejos. Su vida da un giro cuando se descubre que el marido no era culpable del crimen que le costó la vida; ella decide empezar una cruzada para limpiar su nombre y que los jueces que no hicieron bien su trabajo le pidan perdón.

Moghadam asegura a Efe que lo que sale en la película «es cien por cien real, esto es una ficción, pero te aseguro que el día a día es incluso peor. No hemos exagerado», dice la directora y guionista en plural, ya que el cineasta Behtash Sanaeeha, con el que ya trabajó en un documental titulado «The Invincible Diplomacy of Mr Naderi», que no se estrenó en España, es codirector y coguionista con ella. Aunque toda la cinta muestra un Irán contemporáneo, y moderno en muchos aspectos, la imagen primera que muestra «El perdón» es una secuencia casi onírica en la que una vaca blanca ocupa el centro de la imagen en el patio de una cárcel donde las mujeres, vestidas con burka negro, están a un lado y los hombres, frente a ellas, pero lejos. «La vaca hace referencia al capítulo del Corán donde se evoca la ley de la sharia del ‘ojo por ojo’, pero también está como fábrica de leche donde ella trabaja», destaca.

Las leyes de Irán
Comentarios