lunes 01.06.2020

León no espera a los niños del desierto

Este año el coronavirus obliga a cancelar el programa ‘Vacaciones en Paz’, que traía durante dos meses a 4.000 niños a España, más de 40 a esta provincia
La llegada a León de niños saharauis el pasado verano. RAMIRO
La llegada a León de niños saharauis el pasado verano. RAMIRO

Este verano no vendrán. Es la primera vez en más de 25 años que León no acogerá a niños procedentes de los campos de refugiados saharauis. La culpa es del coronavirus, que ha obligado a cancelar el programa Vacaciones en Paz. Unos 4.000 niños no podrán pasar los meses de julio y agosto con familias de acogida españolas. El año pasado viajaron a esta provincia más de 40. En Castilla y León el programa moviliza a 250 familias, que reciben a menores saharauis de entre 9 y 12 años, y se ocupan de llevarles a revisiones médicas, proporcionarles una buena alimentación y conseguir que recarguen energías y disfruten.

La Delegación Saharaui en España comunicaba ayer a las asociaciones la suspensión de esta iniciativa solidaria debido a las «circunstancias excepcionales que atraviesa el mundo». Esa delegación ha recordado que actualmente la solidaridad y la cooperación se hacen más necesarias que nunca y la decisión se ha adoptado «en beneficio de toda la humanidad». Se pretende evitar un posible brote del nuevo coronavirus, ya que los precarios medios sanitarios de los campamentos agravarían las consecuencias de la enfermedad. El programa permite que los niños de los campamentos de refugiados en los que se asienta parte de la población saharaui desde hace 44 años pasen la época estival en España y eviten así las temperaturas de más de 50 grados que se rebasan entonces en el desierto.

Los campamentos de refugiados a los que huyeron de la guerra habitantes del Sáhara Occidental, ubicados en la provincia argelina de Tinduf, en la parte más árida del desierto, aún no han registrado ningún caso de coronavirus, pero en Argelia se contabilizan ya 1.250 contagios. Los campamentos, en los que viven más de 125.000 refugiados, se han blindado al adoptar medidas como el cierre de los accesos desde Argelia. También se ha suspendido por el momento el regreso a los campamentos de refugiados de los niños saharauis que cursan estudios en España acogidos por familias a través del programa Madrasha.

León no espera a los niños del desierto