viernes. 09.12.2022

Lexus LF-30 Electrified. Visión de futuro

J. F. Z.


Estimulo… sensorial. Desde su fundación en 1989, Lexus (marca Premium de Toyota) ha venido ofreciendo productos innovadores, que stimulen los cinco sentidos.


El lanzamiento (2005) del RX 400h ya mostraba las apetencias de Lexus por la electrificación; ahora, el prototipo LF-30 Electrified encarna esa futurista visión: avanzada imagen exterior, con evidentes cualidades ‘artísticas’, que ponen de manifiesto las formas que podría ‘llevarse’ en las próximas décadas, mientras su interior integra —alberga— la conducción autónoma.


También un preciso control del motor eléctrico permite aplicar rápidamente ajustes casi posibles en un vehículo convencional.


Así, aprovechando la ausencia de capó, la característica parrilla de doble punta de flecha típica de Lexus, evoluciona hasta abarcar toda la arquitectura del vehículo; también las ventanillas, que se extienden de manera continua de delante a atrás, los poderosos guardabarros y los faros frontales ‘alados’, acaban por trazar el contorno de la emblemática doble punta de flecha.


El puesto de conducción se ha diseñado a partir del nuevo concepto ‘Tazuna’: una sola rienda basta para alcanzar un entendimiento mutuo entre el ‘caballo’ y su ‘jinete’, a la vez que los controles del volante y el ‘head up display’ presenta un alto grado de coordinación, para que el conductor pueda centrarse en la conducción, sin necesidad de apartar la vista de la vía ni accionar mandos manualmente. El FL-30 Electrified incorpora innovadores interfaces, como el control por gestos, además de una mejorada visualización de la información del coche mediante realidad aumentada.


Los asientos traseros, bajo un techo de cristal controlado por voz, incorporan una tecnología de ‘músculo artificial’ para modelarse al cuerpo de los ocupantes con varias funciones: reclinación, relajación y alerta; los altavoces montados en los reposacabezas ayudan a crear un sonido óptimo y cuentan con una función de cancelación del ruido, que contribuye a un mayor silencio. El prototipo FL-30 Electrified adopta cuatro motores eléctricos, uno en cada rueda, mientras la batería se ubica en la zona inferior del vehículo, solución que propicia un bajo centro de gravedad y, consecuentemente, una optimizada dinámica; como también la propicia el sistema ‘Advance Posture Control’, que regula la potencia de tracción y el control independiente de las ruedas delanteras y traseras, y a la tracción tota en función de las situaciones de cada momento. La dirección ‘by wire’, elimina la conexión mecánica —mayor flexibilidad en curva—, propiciando un tacto más preciso y ajustado a voluntad del conductor, a la vez que contribuye a una mayor sensación de amplitud, ya que el volante puede desplazarse hacia delante para que no moleste durante la conducción autónoma (otra cosa es que haga falta… ‘echar mano’).


El prototipo cuenta con tecnología inalámbrica de recarga, y un sistema de gestión energética de ‘inteligencia artificial’, para conseguir una distribución óptima de la energía eléctrica entre el coche y la vivienda, así como un control de la carga coordinado con las actividades cotidianas del usuario.


Con 5,0 metros de largo y 2.400 kilos de ‘romana’, el FL-30 Electrified acelera de cero a cien en 3,8 segundos y alcanza una punta de 200 por hora.

Lexus LF-30 Electrified. Visión de futuro
Comentarios