jueves. 07.07.2022
Portada del libro 'Sin mas respuesta que el silencio', de Christian Martínez
Portada del libro 'Sin mas respuesta que el silencio', de Christian Martínez

efe

Tras autopublicarlo en 2019 y ver «cómo llegaba a mucha gente», Christian Martínez tuvo la necesidad de revisitar Sin más respuesta que el silencio y volver a publicarlo, porque este libro, en gran parte autobiográfico, es una lectura que combate los prejuicios y el odio al diferente.

Publicado ahora por Hilatura Editorial, Sin más respuesta que el silencio regresa con una «cuidada corrección de estilo» y una edición «más presentable», dice a Efe este autor madrileño con motivo de esta reedición revisada cuyos cambios no notarán los lectores que ya la leyeron, pero sí que gozarán de una mayor literaria los nuevos que abran este libro. Y estos verán que Sin más respuesta que el silencio goza, por «desgracia», de más actualidad de la que desearía el autor no solo porque su protagonista se llama Samuel, sino porque esta historia ubicada a finales de los 90 aborda «prejuicios que siguen muy latentes».

En concreto, Martínez (Madrid, 1985) cuenta la historia de este chico de un barrio humilde que se muda junto a su familia a un barrio de clase alta, por lo que también cambia de instituto. Un cambio vital en el que vivirá un trato nefasto por parte de compañeros y profesores, no solo por su forma de vestir, sino por su forma de pensar o entender la vida. Una historia con una gran carga autobiográfica que, reconoce Martínez, no noveló para hacer «crítica social» pero, como son «vivencias propias» al final «es imposible» no hacerla.

«Hay muchos hechos que son ficticios, pero en lo emocional y en lo que va pensando y sintiendo Samuel si que es autobiográfico y está escrito desde las entrañas. Pasa también que hay muchas situaciones que no puedes trascribir a la ficción porque la credibilidad tiene un acuerdo con la ficción».

Pero en este libro Martínez también aborda los prejuicios que Samuel tiene con su nuevo entorno y así deja claro el autor que éstos no van solo en una dirección.

«Muestra de ello son esos personajes de Villarosa, el pueblo de clase alta, Samuel va con esa percepción y encuentra en su camino a grandes personajes que le dan muy buen trato y quería reflejar esa parte», destaca.

Según confiesa, a día de hoy este relato sigue siendo «catártico y terapéutico» para Martínez pese a los años que han pasado desde que lo escribió y se alegra también ver, en los talleres y charlas que hace institutos, que «la juventud va a mejor» y ahora son «más abiertos».

Un libro contra el odio al diferente
Comentarios