miércoles. 17.08.2022

Los líderes innatos son más generosos

Investigadores del CSIC demuestran en ratas que las conductas prosociales responden a las necesidades del grupo y surgen por las peticiones de los subordinados
                      El altruismo es una conducta natural necesaria para beneficiar al grupo. DL
El altruismo es una conducta natural necesaria para beneficiar al grupo. DL

Ayudar a los demás o ser altruista son comportamientos prosociales, unas conductas naturales necesarias porque benefician al grupo, incluso por encima del interés propio. Ahora, un estudio ha visto que, en los líderes, esos comportamientos surgen de las ‘peticiones’ de sus subordinados.

La investigación, realizada por el grupo de Circuitos Neuronales de la Conducta Social del Instituto de Neurociencias UMH-CSIC que lidera Cristina Márquez Vega, ha evaluado los comportamientos prosociales en un estudio con ratas y ha descubierto que, por encima del sexo o el grado de familiaridad, el elemento que más impulsa las conductas prosociales es la jerarquía social.

«Asumimos que ayudar a otros es algo que es único de los humanos, que requiere un cerebro y una capacidad intelectual compleja. Sin embargo, se ha observado que otras especies también muestran comportamientos de ayuda en la naturaleza», explica la doctora Márquez. Para hacer este trabajo, los autores analizaron cómo las ratas de laboratorio modulan su decisión de ayudar o no a un congénere según el contexto social, y cómo influyen las acciones de los demás en su toma de decisiones.

Para ello, llevaron a cabo experimentos en los que las ratas podían proporcionar recompensas a un congénere —sin obtener beneficio por ello— o, por el contrario, actuar de forma egoísta.

También evaluaron las condiciones que favorecen y promueven la prosociabilidad de las ratas alterando el contexto social de los animales.

«Queríamos entender por qué hay individuos que ayudan más a otros, o que no ayudan. Era una pregunta importante que aún no tenía respuesta», comenta el coautor del estudio e investigador Joan Esteve-Agraz.

Los experimentos ayudaron a demostrar que —como se había visto ya en primates no humanos — las ratas macho dominantes son más prosociales y que estas conductas están inducidas por el comportamiento de los congéneres de menor rango.

Los líderes innatos son más generosos
Comentarios