jueves 17.10.2019

Los embalses que emanan arte

Los embalses que emanan arte

Cynthia de Benito | caniÇada


Si la mera presencia de un embalse ya interrumpe la naturaleza, ¿por qué no llevarlo al límite y cambiar todo el paisaje? El reto ha sido aceptado en Portugal, donde estas infraestructuras son ahora piezas de arte visibles a kilómetros de distancia... y más de trescientos metros bajo tierra.


La idea se llama «Arte en los embalses» y nació por iniciativa de la eléctrica portuguesa EDP, que cuenta con varias de estas instalaciones, sobre todo en el norte del país, donde al menos siete han sido intervenidas. Todo es hipérbole en este proyecto, desde la definición como «faraónico» o «majestuoso» de los acabados hasta el «mayúsculo» desafío que ha supuesto para los artistas invitados trastocar para siempre el paisaje. El reputado arquitecto Álvaro Siza Vieira, premio Pritzker en 1992, o el popular grafitero luso Alexander Farto, alias Vhils, son algunos de los que aceptaron, y todos con la misma advertencia al decir que sí: iba a ser difícil. «Todos ellos creyeron que por la escala, la gran escala, era un encargo difícil», dice a Efe el director y administrador general de la Fundación EDP, Miguel Coutinho. En Caniçada, la magnitud de la obra de Vhils hace que sea bien visible a varios kilómetros de distancia. «Visceral» es el nombre de esta obra, que permite ver el rostro de un hombre formado por manchas blancas sobre la piedra gris del embalse, y que «rinde homenaje a la capacidad emprendedora y constructiva del ser humano», según la descripción oficial.


También es «un homenaje a la resiliencia de la población local frente al éxodo rural», algo especialmente oportuno en Caniçada, a 34 kilómetros al norte de Braga y cuyo entorno está dominado por una densa floresta que apenas interrumpe cada pocos minutos alguna casa de piedra, una iglesia o un cruce. En total, la inversión para convertir en arte los embalses asciende a 1,2 millones de euros en el caso de proyectos encargados a artistas, como Vhils, y 1,7 millones para las ideas arquitectónicas. ¿Por qué gastar tanto en algo que está aparentemente en mitad de ninguna parte? «Todos estos proyectos son, cada uno con sus diferencias, manifestaciones de cultura y de arte y de arquitectura, en espacios donde la cultura y la arquitectura y el arte contemporáneo no llegaban normalmente».

Los embalses que emanan arte