sábado 22/1/22

Más de 2,2 millones de divorcios en 40 años

Se cumplen cuatro décadas de la entrada en vigor de la ley que se aprobó el 22 de junio de 1981 y reguló la ruptura del matrimonio, una institución casi indisoluble hasta entonces
Firma de un divorcio exprés, que entró en vigor en 2005. NORBERTO

Más de 2,2 millones de parejas se han divorciado en los cuarenta años de vigencia de la ley que se aprobó el 22 de junio de 1981 y reguló la ruptura del matrimonio, una institución prácticamente indisoluble durante la dictadura franquista.

En una primera etapa de aplicación de la ley se registraban cada año alrededor de 20.000 divorcios y el proceso que no era sencillo, ya que la norma reflejó las tensiones políticas y sociales del inicio de la democracia, en un sociedad con gran peso todavía de la Iglesia católica.

No se podía pedir el divorcio hasta dos años después de la boda y se exigía la separación previa. Ésta, además, requería alegar una causa, desde el alcoholismo o las drogas, a la infidelidad, el abandono del hogar, o la violación de los deberes conyugales.

Diez años después de su entrada en vigor, en 1991 se registraron ya más de 27.000 divorcios y una década más tarde se superaban los 39.000, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que comenzó a recopilar esta información a partir de 1998 gracias a un acuerdo con el Consejo General del Poder Judicial. Fue la ley del denominado ‘divorcio exprés’, impulsada en 2005 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la que disparó las cifras. Ya no era necesaria la separación previa ni alegar causas y la demanda se podía presentar a los tres meses de celebrarse el matrimonio.

La inmensa mayoría de las parejas eligieron directamente el divorcio a la hora de la ruptura y las separaciones cayeron en picado hasta ser hoy prácticamente residuales. En 2006 España alcanzó su récord de divorcios, con 126.952, y las cifras se mantuvieron elevadas en 2007 (125.777).

La crisis

Pero la crisis económica hacía estragos en España y, en paralelo, comenzaron a descender los cifras de divorcios; muchas parejas, apuntaban entonces distintos sociólogos, posponían la ruptura ante la imposibilidad de hacer frente a nuevos gastos. En 2008 la cifra de divorcios bajó un 12,5 % (110.036) y en 2009 cayó un 10,6 % (98.359).

Las mayores tasas de nulidades, separaciones y divorcios se registra en la Comunidad Valenciana (2,3 por cada 1.000 habitantes, según datos del INE de 2009), seguida de Cataluña (2,2) y Cantabria, Canarias, Baleares, Asturias y Andalucía, con una tasa de 2,1.

A la cola se sitúa Melilla (1,2), Aragón (1,6) y Castilla y León (1,7). Extremadura, Galicia, Navarra, la Rioja y Ceuta presentan una tasa de 1,8.

Más de 2,2 millones de divorcios en 40 años
Comentarios