viernes 27/5/22

El mejor tratamiento sin dolor ni medicamentos

La clínica de la doctora Pilar Alonso, apasionados por los gatos, apuesta por el K-Laser como terapia de mejora de la recuperación
                      La doctora Pilar Alonso, en el centro de la imagen, junto a su equipo en la clínica. DL
La doctora Pilar Alonso, en el centro de la imagen, junto a su equipo en la clínica. DL

Con la bandera de la formación continua, la innovación y la incorporación de nuevas tecnologías en el día a día, la clínica veterinaria de la doctora Pilar Alonso, ubicada en el número 50 de la avenida Fernández Ladreda, apuesta por la medicina preventiva como objetivo para controlar la salud de las mascotas y, por extensión, de sus dueños. El concepto se arma a partir de un equipo humano de veterinarios y auxiliares de alta cualificación, apoyados en el equipamiento más moderno, RX digital, laboratorio completo, ecografía y ecocardiografía doppler, K-Laser, equipos específicos de odontología, hospitalización con las más modernas instalaciones separadas para perros y gatos y equipos específicos de odontología.

La clínica veterinaria de la doctora Pilar Alonso dispone de planes de salud para perros y gatos, desde cachorros hasta los más mayores, con los que ayudan a los propietarios al control sanitario. Los profesionales les recuerdan cuándo es necesario vacunar, desparasitar o realizar su control médico anual: un seguimiento que les facilita poder detectar de manera temprana patologías que de otra manera se convierten en letales.

La asistencia veterinaria reserva un compromiso especial con la odontología, sobre todo la felina. La pasión por los gatos de la doctora Pilar Alonso y su equipo hace que hayan adaptado sus protocolos a las características especiales que tienen. En este empeño cuentan con una unidad dental específica para las extracciones felinas y un nuevo sistema digital de radiología dental. Para mejorar la cicatrización dental en estos animales, la clínica ha invertido en un equipo K-laser de láser terapéutico que logra que intervenciones sean mucho menos dolorosas y la recuperación se acorte de manera espectacular.

Los efectos de la terapia láser en los tejidos, como explican desde la clínica, se traducen en analgesia, efecto antiinflamatorio, reducción de edema, mejora de la osteogénesis y progreso de la funcionalidad nerviosa.

La incorporación de todas las cirugías con K-laser muestra sus beneficios en la mejora de la recuperación. La técnica ha permitido reducir de forma importante los fármacos utilizados para la inflamación y el dolor, como relata la doctora Pilar Alonso, quien abunda en la gran importancia de esta cuestión en muchas patologías musculoesqueléticas, tanto en perros como en gatos, así como en los casos de dolor orofacial en los felinos con patologías de boca que no responden a otros tratamientos.

El K-laser extiende sus beneficios además al tratamiento multimodal de las osteoartrosis. Su utilización se aplica tanto en perro como en gato, sin olvidarse de otras pequeñas mascotas, como los conejos, cuyas patologías también pueden tratarse con el láser.

La terapia láser, como incide la profesional veterinaria, no requiere sedación o restricción del paciente, sino que favorece una experiencia agradable y reconfortante para su mascota. La mejoría suele notarse en la primera sesión y un importante porcentaje de pacientes muestran avances y mayor movilidad a partir de entre 12 y 24 horas después del tratamiento K-laser. Como en la mayoría de casos se requieren varias sesiones, desde la clínica recomiendan un plan de tratamiento, que puede variar en el tiempo, pero que en los casos más normales requieren sólo entre 2-8 minutos.

El mejor tratamiento sin dolor ni medicamentos
Comentarios