domingo 24/1/21

Dos mil horas de protección

El voluntariado colabora con las autoridades sanitarias contra la covid
Emilio Martín, jefe de la agrupación de voluntarios de Protección Civil de León. JESÚS F. SALVADORES
Emilio Martín, jefe de la agrupación de voluntarios de Protección Civil de León. JESÚS F. SALVADORES

carmen Tapia

LEÓN

En marzo, cuando el coronavirus empezaba a mostrar su verdadera cara pero aún era casi un desconocido para la comunidad científica y médica, el voluntariado de Protección Civil dio un paso al frente. Un regimiento de 712 personas en la provincia (523 hombres y 189 mujeres), el 29 % de toda la comunidad autónoma, que se desplegó por toda la provincia para dar servicio a la población más necesitada. Casi dos mil horas de trabajo voluntario (1.897) para llegar a todos los rincones de la provincia y no dejar a nadie sin atención.

El marzo el Gobierno tomó la decisión de confinar a toda la población en sus casas y sólo permitió salir a la calle a los servicios esenciales. El voluntariado, demostrado con creces su verdadera vocación y Protección Civil dio un paso al frente.

Emilio Martín es el jefe de la agrupación de León. Es la cara visible que representa a un grupo de hombres y mujeres que no duda en ponerse a la orden de las necesidades sociales más acuciantes, una labor que no sólo se produjo en los tres meses de estado de alarma de la primera ola de la pandemia, sino que continúa hoy con el apoyo a las autoridades sanitarias para informar a la población o participar en la coordinación de las campañas de realización de test masivos de detección del virus. Estuvieron en San Andrés del Rabanedo, en la Universidad de León y estarán este sábado en el Palacio de Exposiciones para participar en el tercer cribado que Atención Primaria hará a los vecinos de Eras de Renueva.

El voluntariado de Protección Civil de la provincia es el granero de toda la Comunidad, que concentra al 20% de todos los efectivos de Castilla y León

Durante la pandemia han realizado infinidad de servicios esenciales y sin los que la población más vulnerable no hubiera podido sobrevivir.

Protección Civil se movilizó para llevar alimentos a las casas de los más desprotegidos, ancianos, personas con movilidad reducida y dependientes que no sólo no podían salir de sus casas sino que no tenían una red familiar de apoyo que pudieran ocuparse de sus necesidades. También dieron servicio a los transeúntes cobijados en el Pabellón San Esteban, con la entrega y recogida de ropa sucia. Recogieron productos del Banco de Alimentos para llevarlos a las casas de las familias que necesitaban de este servicio para comer todos los días, recogieron en las farmacias medicamentos para llevarlos a las casas de las personas que necesitaban tratamientos y no podían salir a comprarlos, un servicio que también realizaron con el Hospital de León, que programó rutas para acercar las medicinas a los pacientes que habitualmente recogen sus dosis en la farmacia hospitalaria ambulatoria para sus enfermedades crónicas. Llevaron los libros de texto a las familias para que los niños y niñas pudieran seguir las materias en sus casas, conectados al ordenador y a distancia. Han acompañado a los pacientes más vulnerables a las consultas médicas, repartieron mascarillas en la calle y en los medios de transporte. Ahora, pasada esa primera ola, siguen en la cresta para vigilar que se cumplan las medidas de seguridad e higiene, como la siguiente misión que tienen encomendada, en la que vigilarán los tres puntos de motivos navideños fijos que el Ayuntamiento de León abrirá durante las fiestas. Ningún miembro de León se ha contagiado del virus.

Dos mil horas de protección
Comentarios