sábado 8/5/21

Las misiones ‘secretas’ a la Luna

l Rafael Clemente desvela la historia de las misiones espaciales
bienvenido velasco

dl

En Los otros vuelos a la Luna. La historia y los secretos de las exploraciones lunares después del Apollo 11 (Libros Cúpula), de Rafael Clemente, relata con todo lujo de detalles —muchos de ellos sorprendentes y desconocidos hasta la fecha— las extraordinarias aventuras de los seis viajes que siguieron a aquel Apollo 11. Así, el énfasis se desplaza a las características propias de cada misión que la sucedió, sus objetivos y las peripecias sufridas: ningún vuelo estuvo libre de importantes contratiempos ni de brillantes soluciones. El libro incluye numerosos documentos y esquemas casi inéditos de diversos equipos así como fotografías originales, que recrean los paisajes que acogieron a aquellos primeros exploradores y que tanta fascinación ha despertado en el ser humano. Este volumen continúa así la línea iniciada en un libro anterior, Un pequeño paso para [un] hombre, en el que Rafael Clemente explicaba el funcionamiento general de esas naves. Ahora el énfasis se desplaza a las características específicas de cada vuelo. No hubo dos iguales. Ni se trató de misiones rutinarias, aunque la aparente facilidad con que se desarrollaron pudiera sugerir lo contrario. Solo una —la número 13— acaparó en su día los titulares de prensa ante el riesgo muy real de la pérdida de su tripulación. En el libro se describen los equipos utilizados en cada viaje de los que siguieron al Apollo 11, incluidos tres automóviles eléctricos (y una carretilla), las tareas que realizaron los astronautas y los resultados de sus experimentos. También se ofrece un detallado estudio del mítico accidente del Apollo 13 y los esfuerzos del Centro de Control para traerlo sano y salvo de regreso a la Tierra. Junto a las descripciones técnicas figuran también numerosos aspectos insólitos del programa y que a menudo han pasado injusta y extrañamente desapercibidos: la creación en la Luna de un pequeño museo de arte moderno; el caso del astronauta dispuesto a aterrizar a ciegas; el (no autorizado) experimento de percepción extrasensorial; la larga historia de las Biblias lunares; el procedimiento de emergencia para despegar desde la Luna si todo lo demás fallaba… y muchos otros detalles sorprendentes, y en buena parte desconocidos. Rafael Clemente fue quien envió la crónica para La Vanguardia de la llegada de Neil Armstrong a la Luna. La Nasa mantiene un catálogo de más de 100.000 muestras de procedencia lunar (junto con millares de meteoritos, polvo cósmico y muestras planetarias recogidas por otras sondas).

Los príncipes y el Apollo 14

El Saturn V portador del Apollo 14 despegó el último día de enero de 1971 sin más contratiempos que un cierto retraso debido a la espesa cobertura de nubes. La lección de los dos rayos que alcanzaron al Apollo 12 no se había olvidado. Dado lo excepcional de estos lanzamientos, la Nasa siempre solía invitar a algunas personalidades. Dos vicepresidentes (el anterior, Lyndon B. Johnson y el de la nueva administración, Spiro Agnew), aparte de otros nombres famosos como el mítico Charles Lindbergh, habían contemplado el despegue del Apollo 11. En el 12, Nixon insistió en presenciarlo en directo. En el 13, fue el canciller alemán Willy Brandt. Ahora, el 14, tendría por testigos a los príncipes de España Juan Carlos y Sofía, recién proclamados como continuadores de la monarquía a la desaparición de Franco. Fue la primera vez que los españoles pudieron ver por televisión al futuro rey, conversando sin intérprete con los técnicos encargados del lanzamiento, pues ambos dominaban el inglés, una habilidad poco frecuente en la España de la época. Mientras que el resto han quedado oscurecidas por el paso del tiempo, la odisea del Apollo 13 permanece presente en la cultura popular. Incluso para aquellos que por razón de edad no fueron testigos de ella. «Houston, tenemos un problema» sigue siendo una frase familiar medio siglo después de pronunciada. Entre 1969 y 1972 doce hombres pisaron la Luna. Solo unos pocos sobreviven y conservan frescos sus recuerdos de la aventura. Escucharles representa aún hoy un fantástico ejercicio de historia oral.

Rafael Clemente es ingeniero industrial y Master of Science, además de colaborador para temas de divulgación científica durante más de cincuenta años en La Vanguardia, El País y otros medios. Es asimismo fundador y primer director del Museu de la Ciència de Barcelona (actual CosmoCaixa).

Las misiones ‘secretas’ a la Luna
Comentarios