lunes 2/8/21

Los mitos: ni cada tres horas ni diez minutos en cada pecho

Lactancia a demanda. Esa es la clave que favorece el éxito y la producción de leche materna. La nueva guía actualiza los conocimientos y las prácticas para amamantar a los bebés,.

El texto, que se puede descargar de www.saludcastillayleon.es, comienza con una pregunta clave: ¿por qué amamantar a las criaturas?. Las tres razones para elegir esta forma de lactancia se basan en la inocuidad, disponibilidad y temperatura adecuadas de un alimento que contiene factores de protección con actividad bactericida, proteínas, inmunoglobulinas, factores de crecimiento y carbohidratos que favorecen el desarrollo de la flora intestinal impidiendo los microorganismos patógenos. «Sabemos por multitud de estudios científicos que la leche materna es un producto vivo, de gran complejidad biológica, activamente protectora e inmunomoduladora y que se adapta a cada situación del bebé».

En la guía se aborda la importancia del contacto piel con piel, las diferentes posturas para amamantar, los distintos problemas que pueden surgir durante la lactancia materna, la lactancia materna en situaciones especiales, brotes y crisis en la lactancia, los suplementos alimenticios, el papel de la pareja y el trabajo en equipo, los medicamentos, la extracción de la leche, los bancos de leche, el destete, la vuelta al trabajo y lugares a los que acudir para recibir más información.

Uno de los mitos más extendidos durante generaciones y que más estrés ha provocado en las madres lactantes es el tiempo que debe pasar entre toma y toma y la duración de cada toma. Los expertos que colaboran en la guía lo tienen claro: ni cada tres horas ni diez minutos en cada pecho. La lactancia tiene que ser a demanda, es decir, cuando el bebé quiera y el tiempo que quiera.

Muchas madres dejan de dar el pecho porque creen que no tienen suficiente leche. Esa sensación no se corresponde con la realidad. La mayoría de las madres, salvo raras excepciones, son capaces de producir la cantidad de leche necesaria para alimentar a su bebé sin ningún problema. ¿Qué hay que hacer para tener éxito?. No limitar el número de tomas ni el tiempo de las mismas, cuidar que el agarre al pecho sea el correcto, no ofrecer un único pecho de cada vez y, sobre todo, no crear una situación de estrés en el momento de amamantar. Con estas medidas se consigue un autorregulación de la producción láctea suficiente.

Los mitos: ni cada tres horas ni diez minutos en cada pecho
Comentarios