miércoles. 17.08.2022
                      DF3P4F1-12-33-00-5.jpg
DF3P4F1-12-33-00-5.jpg

alfonso garcía

Hija, madre, abuela: tres generaciones, tres mujeres cercanas al dolor y al silencio enquistado, con una extraña relación entre ellas. Han ocurrido muchas cosas que necesitarían más claridad, como le ocurre a Adi, la narradora, que no se habla con su madre: «Puedo quererla hasta la médula y a la vez contemplarla como el recuerdo de una equivocación detrás de otra». Y es que también «la entristece la lejanía que se produce de forma irremediable entre las generaciones». Resulta que «ahora, estamos aquí otra vez las tres, en la casa. No es este el mejor momento de nuestras vidas».

La novela es muy intensa. O intensamente hermosa: relaciones, amores, desgracias, indiferencias, trabajos, maternidad, secretos, silencios, incógnitas sin explicar en un territorio siempre tensionado, con la memoria de la Guerra Civil presente y sus historias, a veces relatadas de forma impresionista, las penurias familiares del momento («tiempos atroces»), las presiones terroristas, los niños de la guerra en el exilio que afecta a la familia… Los viejos tiempos que condicionan los nuevos, sin tópicos. Estamos, y es conveniente subrayarlo, ante una novela bellísima, personal, capaz de ahondar en los hechos para iluminarlos, por dolorosos que resulten, con una singular capacidad para entrelazar historias, situaciones, tiempos, que es una forma de hacer presente e intensa la memoria. Además con una prosa original, brillante, esencial e intensa, visceral en ocasiones. No lo olviden.

Tres mujeres, tres generaciones
Comentarios