lunes 19/10/20
Berreas

Naturaleza extrema

La berrea es una actividad que cada año atrae la visita de amantes de la naturaleza.

El fin del verano y la consecuente llegada del otoño trae a los paisajes leoneses uno de los espectáculos más impresionantes que brinda la naturaleza. La berrea es el nombre con el que se conoce al periodo de celo de los ciervos, una experiencia única con la que se da la bienvenida al cambio de estación en la montaña.

En León este espectáculo único se da especialmente en la Montaña de Riaño. La superpoblación de ciervos en esta zona de la montaña oriental leonesa hacen que la berrea se convierta en una especie de banda sonora otoñal que atrae a cientos de visitantes cada año.

«Algunos ejemplares llegan incluso a morir durante este periodo por el acusado desgaste físico que sufren durante el celo, ya que incluso dejan de comer», explica el experto medioambiental, Ernesto Díaz, que forma parte de la expedición.

«Son sensaciones con las que el paisaje toma un sentido diferente. Cuando se escucha este sonido se entiende la montaña de otra manera», concreta.

Son auténticas demostraciones de poder, donde los machos utilizan sus cornamentas para protagonizar luchas entre ellos en lo que es una selección natural de fuerza

El descenso de las horas de luz, la bajada de las temperaturas y el aumento de la humedad ambiental, tres de los factores típicos del otoño, son los que dan paso a las primeras berreas. Los machos empiezan a marcar el territorio con fuertes berridos y a golpear los árboles con sus enormes cornamentas. Son auténticas demostraciones de poder, donde los machos utilizan sus cornamentas para protagonizar luchas entre ellos en lo que es una selección natural de fuerza.

«Cuando un ejemplar empieza a berrear, otros le contestan, como si le respondieran. Es algo muy curioso», explica Ernesto Díaz. «Pueden llegar a estar hasta tres horas berreando sin parar, y sin moverse del mismo sitio, de ahí su desgaste».

El resultado de todo este ritual es que los machos más fuertes terminan juntándose con grupos de hembras, lo que se denomina ‘harén’.

«A pesar de esta demostración masculina quien lleva aquí la voz cantante son las hembras ya que los machos acuden a las zonas donde ellas se están alimentando, les llevan a su territorio», comenta. Normalmente después de un par de intentos, el macho monta a la hembra por breves momentos. De no haber fecundación, la hembra vuelve a ovular después de unos 18 días. La gestación dura unos 235 días, tras la cual nace un único cervatillo.

La berrea dura unas tres o cuatro semanas

Desde finales de septiembre hasta finales de octubre. Después de este tiempo los ciervos se desprenden de sus cuernas, que les vuelven a crecer cada año, y cada vez más grandes

La berrea dura aproximadamente tres o cuatro semanas. Desde finales de septiembre hasta finales de octubre. Después de este tiempo los ciervos se desprenden de sus cuernas, que les vuelven a crecer cada año, y cada vez más grandes. Estas cornamentas suelen ser pasto de roedores silvestres o incluso de ciervas, ya que es una importante fuente de calcio. Eso si antes no son recogidas por buscadores de estas codiciadas piezas que se emplean para fabricar tallas y adornos en lo que se ha convertido en todo un negocio clandestino.

Esta superpoblación contrasta con los datos de referencia de esta especie de principios del siglo XX, cuando el ciervo cantábrico se dio por extinguido por la fuerte presión cinegética de aquella época, la misma que años más tarde motivó su reintroducción desde otras zonas.

El Parque Regional de Picos de Europa, ahora denominado Montaña de Riaño y Mampodre, es uno de los lugares más indicados para presenciar una berrea. En esta zona se contabilizan por miles los ejemplares de ciervos, el ungulado más abundante por encima incluso del rebeco.

Una de las zonas más recomendables es el valle de la Ventaniella, en La Uña, cerca ya del límite con Asturias, y en la zona de la Reina. Las horas más adecuadas son muy pronto por la mañana o al atardecer. De todos modos se recomienda ponerse en contacto con las casas del parque de la zona para conocer los lugares más adecuados y para tener en cuenta las recomendaciones que en estos lugares se hace para llevar a cabo un avistamiento sin incidentes y sin interferir en este delicado periodo animal.exto

Naturaleza extrema
Comentarios