jueves. 01.12.2022
Las luces de Navidad y los adornos con los que la ciudad se ha engalanado han dado un respiro

c. f. a.

rNo podemos relajarnos. No podemos bajar la guardia... Hemos luchado mucho todo el año, unidos, y estamos ante este último esfuerzo», Así de rotundo se mostraba el miércoles el jefe del Ejecutivo durante su comparecencia ante el Congreso para dar cuenta de la situación sanitaria, de la que se comprometió a informar cada dos meses mientras dure el estado de alarma. Y es que, a falta de una semana para que los leoneses se sienten a celebrar la Nochebuena aún no están claras las medidas que habrán de cumplir para no recibir una sanción. Aún queda por saber de qué hablamos cuando hablamos de allegados, quién y por qué circunstancias podrá pasar la Navidad en León y si las medidas impuestas desde las comunidades autónomas tendrán que armonizarse para hacer frente a la tercera ola de la que ya hablan todos los epidemiólogos.

Y, si bien la llegada de las vacunas se prevé para antes de enero, el Gobierno advierte y pidea los ciudadanos limitar los contactos: «La mejor manera de prevenir los contagios es que todos actuemos como si estuviéramos contagiados, «porque no sabemos si lo estamos», ha recomendado Sánchez.

Pero el drama sanitario no llega solo. La pandemia y las limitaciones que tanto el gobierno de la Junta como el central han puesto en marcha ha provocado el incremento del número de parados debido al cierre de establecimientos durante más de un mes. La posibilidad de que alrededor de 2.000 comercios echen el cierre definitivo en la provincia después de Navidad es uno de los peligro con los que habrá que afrontar el 2021 en León.

Y es que más de dos mil familias en León ya viven de subsidios y de la ayuda que les proporcionan las oenegés como Cáritas, Cruz Roja o el Banco de Alimentos. La mayoría son trabajadores que entran y salen del paro, personas cuya situación siempre raya el umbral, parejas con niños pequeños y trabajos con salarios de hambre, pero a este grupo se ha unido con el Covid beneficiarios que nunca habían sentido el aliento de la pobreza y la necesidad, parejas y familias monoparentales heridos por el zarpazo de la crisis.

Navidad con semáforo rojo
Comentarios