sábado 19/9/20

Una nueva oportunidad para La Robla

Fibra óptica, servicios esenciales y sanitarios, proximidad a León y un nuevo centro de día concentran la oferta del municipio para crecer
El centro de La Robla,  con el Ayuntamiento como gran referencia urbana. JESÚS F. SALVADORES
El centro de La Robla, con el Ayuntamiento como gran referencia urbana. JESÚS F. SALVADORES

Una campa donde los pastores y ganaderos cerraban sus tratos para el aprovechamiento de los pastos le dio a La Robla, la vieja ‘Roborare’, la ocasión de desarrollarse hasta convertirse en capital de la montaña central de León. Una pandemia le ha dado, siglos después, la oportunidad de volver a crecer.

El coronavirus y el confinamiento forzoso y sus consecuencias, entre ellas el desarrollo del teletrabajo y las ventajas de vivir en un entorno natural, ha desvelado las posibilidades de esa otra España más allá de las ciudades. La Robla es un ejemplo. Por eso, el Ayuntamiento se ha puesto manos a la obra para captar nueva población. Es la gran oportunidad del municipio, a un paso de León pero en un entorno natural, en plena montaña central de la provincia, con parajes de una gran belleza, comunicado con la capital de la provincia por una carretera nacional y por tren y autobús, apenas veinte minutos de viaje, dotado de todos los servicios esenciales, incluidos los sanitarios, con consultorio médico, farmacia, transporte público, guardería con 48 plazas y una tarifa mensual de 70 euros, colegios, instituto de educación secundaria y bachillerato -el IES Ramiro II y los Ceip Emilia Menéndez y Virgen del Buen Suceso-, escuela de Formación Profesional de nivel europeo, academias de enseñanza privadas, librerías, bancos y una amplia red de comercios locales que se han desvelado vitales durante la crisis del coronavirus, comercio de cercanía que ha abastecido a los 3.968 habitantes de La Robla y los otros nueve pueblos del municipio, desde supermercados a quiosco, panaderías, pastelerías, ferreterías, mercerías, peluquerías, tiendas de deporte... Y, sobre todo, fibra óptica que garantiza la posibilidad del teletrabajo.

La gran apuesta del municipio es la oferta cultural centrada sobre todo en la escuela municipal de música, que tiene ya 200 alumnos y en la que se puede asistir a clases de guitarra, piano, flauta travesera, violín, percusión, acordeón, saxofón y agrupaciones de cámara, además de una pequeña orquesta y un coro. El ayuntamiento ofrece precios especiales para los empadronados en el municipio.

El otro impulso que ha dado el Ayuntamiento es al deporte social. Un apoyo decidido a las escuelas deportivas, tanto para niños como para adolescentes, con precios especiales para los vecinos, con una cuota anual de 20 euros para los empadronados. Tiene una escuela de iniciación deportiva para niños y niñas de 3 a 5 años, una escuela de formación deportiva de 6 a 8 años y de 9 a 18 con deportes tradicionales El objetivo es iniciar a los más pequeños en la práctica del deporte, facilitar una enseñanza global deportiva para los niños y niñas más mayores, y mantener la actividad deportiva para los jóvenes, que pueden apuntarse a atletismo, baloncesto, balonmano y fútbol sala.

Además, La Robla se ha volcado en la cultura del deporte para mayores, el senderismo y las actividades de ocio relacionadas con la naturaleza. A su piscina municipal, la canchas de pádel que pasarán a ser cubiertas, la pista de atletismo y el pabellón polideportivo se suman la rutas de senderismo de os Robles Centenarios y la Peña del Asno y una amplia oferta de actividades de las escuelas deportivas y aulas de deporte y salud con gimnasia de mantenimiento para adultos y para personas mayores, spinning, aerobic, yoga, pilates con precios más reducidos para empadronados, una escuela del corredor, un grupo de bici de montaña y una escuela de tiempo libre y senderismo que organiza dos domingos al mes una ruta.

La oferta social de La Robla se refuerza ahora con una residencia para personas mayores que se inaugurará antes de que acabe el año, construida por el Ayuntamiento que tendrá gestión privada. Un servicio más para garantizar que ningún vecino tenga que abandonar su tierra.

Se suma a la actividad cultural, social y vecinal del municipio, que ofrece teatro y cine una vez al mes en la Casa de Cultura, una escuela de música, talleres de manualidades y cursillos organizados por el Ayuntamiento, con una política de subvenciones por empadronamiento y facilidades a sus vecinos para acceder a las actividades municipales.

«La Robla ofrece un entorno urbano rodeado de naturaleza, con rutas de montaña, lugares donde practicar deporte y degustar la gastronomía de una tierra rica en viandas», dicen desde el Ayuntamiento.

«Un lugar donde vivir».

Una nueva oportunidad para La Robla
Comentarios