sábado 31/10/20

Otra historia de León y el Viejo Reino

DF18P6F2-11-19-12-7.jpg

alfonso garcía

UUn pueblo –cita a Machado al principio- es siempre una empresa futura, un arco tendido hasta el mañana». La historia es un totum et continuum y en ese recorrido que el ensayista nos propone por la historia, oculta y no oficial, se aprecia un profundo sentido de la libertad ejercitado en esta tierra. El objetivo del libro «es activar al lector a seguir profundizando –escribe-, a reconocer la singularidad de este lugar tan «esquinado» que en un momento, en el año 1188, se convierte en la Cuna del Parlamentarismo [«capital en la historia democrática occidental y motivadora del presente ensayo»]; pero en el que, también, siglo a siglo, suceden numerosos acontecimientos que no son por casualidad». Prácticamente nada es por casualidad, todo esconde un sustrato en el que echan raíces los acontecimientos, de ahí el intento de no pocos por la ocultación (damnatio memoriae): «Es difícil teorizar o pretender justificar la aniquilación, el reduccionismo o al menos el carácter secundario concedido a un territorio y sus gentes, que tanto han aportado en la historia ibérica», con la experiencia negativa de la inclusión en esta autonomía.

Rogelio Blanco es una de las mentes más cultas y lúcidas de la España actual. Este ensayo, denso de contenidos y reflexivo en sus análisis, es una confirmación, una original propuesta llena de rigor, de vigor y sabiduría, contada con claridad expositiva, destilada en el tiempo y el reposo del pensamiento, con la intención de «presentar un proceso de un colectivo humano, que hoy centramos en el territorio leonés, pero también su historia, que transcurre con cambios y en un espacio dinámico y cambiante topográficamente». Y es también «una invitación a la reflexión y en ningún caso la pretensión de una exaltación nacionalista ni la concitación a atender el panegírico que se genera cuando se otea un cadáver». He escrito en más de una ocasión que es necesario subrayar la riqueza de la bibliografía leonesa. Magnífica, en general. Este es uno de los ejemplos, además, de lectura muy recomendada por su proyección. Su densidad se contrapone con una lectura fácil y amena de estas páginas que «han pretendido ser más que una contribución a la historia; acaso, un humilde homenaje al pueblo leonés, otro paciente de la historia que en otros tiempos ejerció de agente ibérico principal».

Otra historia de León y el Viejo Reino
Comentarios