viernes 05.06.2020

El país soñado de Campo Vidal

El escritor Luis Campo Vidal ha aprovechado el forzado confinamiento para escribir Mi país soñado, una novela sobre el coronavirus en la que se plantea un sueño sobre cómo la pandemia podría haber cambiado la sociedad para convertirla en un país ideal. Escrita en tan solo 20 días y anunciada como «la primera novela del coronavirus», la obra será editada por Sagesse y distribuida por Besai Llibres, y se puede leer también por entregas desde el pasado lunes en el portal e-notícies.

El sueño de un país ideal no es el mismo para cada persona, por lo que Campo Vidal especifica, en una entrevista con Efe, que el lector «estará de acuerdo con el 80 % del país soñado en este libro. Le propongo que sustituya el 20 % restante para tener su país perfecto».

En la novela, una persona tiene ideas a través de sus sueños, y las difunde cada tarde a través de altavoces, lo que da lugar a un crecimiento viral de las mismas, y a partir de cuatro discursos acaba promoviendo «un movimiento social sin ambición política de poder, pero que propone un modelo de país», explica el escritor. Mi país soñado reflexiona sobre cómo ha gestionado la crisis la clase política española y cómo se ha hecho a nivel internacional, un aspecto en el que Campo Vidal destaca que «muchos países que lo han hecho bien están liderados por mujeres».

El escritor reflexiona acerca de las causas del éxito de estos países, como Taiwán o Nueva Zelanda, que «han sabido anticiparse y han acertado», y también sobre el hecho de que las mujeres que llegan a presidentas «han tenido un proceso de criba más fuerte que los hombres, han tenido que luchar más». Otro de los temas planteados en Mi país soñado es el del crecimiento económico, un aspecto en el que Campo Vidal plantea una pregunta: «Realmente el mundo necesita crecer en términos de PIB?». «Quizá vivimos una consecuencia del crecimiento desaforado y si viviésemos en otras condiciones podríamos tener una situación mejor», considera el autor, que propone la posibilidad «de una sociedad más socializada, sin ser comunista», pero sin caer «en este capitalismo agresivo que busca crecer y crecer».

El país soñado de Campo Vidal
Comentarios