domingo 22/5/22
Gente

La pareja ideal, rota en sus bodas de plata

El anuncio de la decisión de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin de «interrumpir la relación matrimonial» llega el año en que se cumplirían 25 años del enlace
                      La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se casaron el 4 de octubre de 1997 en la Catedral de Barcelona. IMAGEN DE RTVE
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin se casaron el 4 de octubre de 1997 en la Catedral de Barcelona. IMAGEN DE RTVE

La decisión de la infanta Cristina y de Iñaki Urdangarin de «interrumpir la relación matrimonial» supone la separación de una pareja que fue considerada ideal tras su boda el 4 de octubre de 1997 y que tras permanecer unida durante el encarcelamiento del exdeportista, ahora queda rota en puertas de sus bodas de plata.

«Me parece muy bien, porque a ella le parece muy bien», fueron las palabras que empleó el rey Juan Carlos sobre el noviazgo de su hija con el entonces jugador de balonmano de la selección española cuando hicieron su presentación oficial ante la prensa en el Palacio de la Zarzuela el 3 de mayo de 1997. Una pedida de mano en la que la infanta confesó que de su prometido le gustaban «muchas cosas, como su forma de ser», aunque admitió que era «muy difícil definirlo».

Fueron en los Juegos Olímpicos de Atlanta celebrados en el verano de 1996, en los que Urdangarin ganó la medalla de bronce, cuando la infanta le conoció y entablaron una amistad que derivaría en matrimonio al año siguiente. Barcelona se engalanó de flores para homenajear a la pareja en su «sí, quiero» ante todas las miradas de la prensa internacional, entregada a la relación de ensueño entre ambos.

La capital catalana se convirtió en el punto de encuentro de la realeza mundial, puesto que más de 300 representantes de 40 casas reales acudieron a la boda, transmitida por televisión. En un día de sol espléndido, recorrieron en un Rolls descubierto varias calles y avenidas de la ciudad ante los vítores de más de 200.000 personas que acudieron a saludar a los recién casados. En Barcelona establecieron su residencia y nacieron sus cuatro hijos: Juan Valentín (1999), Pablo Nicolás (2000), Miguel (2002) e Irene (2005).

Una semana antes del enlace, el rey Juan Carlos les concedió el título de duquesa de Palma como reconocimiento a su hija y su esposo y al vínculo de la familia real con la ciudad mallorquina. Urdangarin fue jugador del equipo de balonmano del Barcelona hasta 2000, cuando se retiró tras disputar sus terceros juegos olímpicos en Sidney después de conquistar 53 títulos.

La pareja ideal, rota en sus bodas de plata
Comentarios