martes 7/12/21

pastelería con corazón

Sandra Romero Patisserie es la nueva pastelería creativa del centro de Ponferrada; alejada de los estándares de la repostería tradicional, sus elaboraciones son delicadas y totalmente personalizadas, con un gusto exquisito por los detalles. Los ‘Martinitos’ son su producto estrella

Sandra Romero Patisserie es la nueva pastelería creativa del centro de Ponferrada. Un proyecto personal que empezó a cocinarse hace tres años, cuando su creadora hizo de su vocación una profesión tras recibir formación en España y Portugal. Las redes sociales fueron el primer escaparate de su impoluto trabajo y, finalmente, el sábado abrió las puertas de su propio negocio con una fiesta de inauguración a la que asistieron más de mil personas. Un abrazo colectivo que reconoce el esfuerzo de una joven berciana sobrada de ilusión y con el empeño de cumplir un sueño. Su pastelería, ubicada en la calle La Paz de la capital berciana, es una prolongación de ella misma y sus elaboraciones rompen por completo los estándares de la confitería tradicional.

Delicadeza, creatividad, personalización y un gusto exquisito por los detalles son algunos de los atributos que definen el trabajo de Sandra Romero. Todo, por supuesto, elaborado de manera artesanal en el obrador que ocupa la parte posterior del nuevo establecimiento. Nuevo y resplandeciente, porque llama la atención desde cualquier ángulo de visión. La decoración elegida para la pastelería sigue la línea de sus elaboraciones, cuidada con mimo, y el rosa domina una escena decorada con flores en tonos pastel. Entrar en Sandra Romero Patisserie es como abrir la puerta de un mundo de golosina y nubes de azúcar. Pero su trabajo dista mucho de la sencillez de estos productos. Su repostería es elaborada, pensada y repensada, trabajada con tiempo y al gusto del cliente. También, como es lógico, ofrece dulces para el día a día pero, igualmente, llevan su toque especial.

Los ‘Martinitos’ son el producto estrella por lo que simbolizan. Se llaman así en honor a su hijo Martín y son minicruasanes de mantequilla elaborados a mano y decorados con chocolate y/o diferentes toppings. Se presentan en cajas de seis y doce unidades y son perfectos para un bocado de media mañana o para acompañar el café. Los cruasanes rellenos de las mismas cremas que Sandra Romero utiliza en sus tartas más especiales, cupcakes y minicupcakes, bombones artesanales, pastas de té y galletas —su especialidad son las elaboradas con canela y azúcar— forman parte de la oferta diaria de la pastelería. Y entre las galletas, mención especial merecen las big cookies, galletones con Lacasitos, Oreo o Conguitos, entre otras terminaciones; y también rellenos de Nutella, de Nocilla blanca o de dulce de leche. Las hay personalizadas a gusto del cliente, también para eventos y empresas.

Bodas, bautizos, comuniones, presentaciones... Sandra Romero Patisserie es una apuesta perfecta para grandes eventos. Cada tarta es única como cada cliente lo es y esta joven pastelera es capaz de modelar con sus manos el sueño de cualquier persona y presentarlo en forma de tarta o pastel.

pastelería con corazón
Comentarios