martes 19/1/21

PIES CON CABEZA

DR8P8F1-19-06-00-2.jpg
DR8P8F1-19-06-00-2.jpg

Caminar, correr, saltar, subir, bajar, bailar... Los pies son los eternos olvidados que soportan todo el peso del cuerpo con largas jornadas diarias en nuestras vidas, por lo que requieren de toda nuestra atención y cuidado.

Los pies son muy importantes para todo el cuerpo ya que además de tener más de 7.000 terminaciones nerviosas, son fundamentales para el control del equilibrio corporal y postural.

Solemos prestar mucha atención a su aspecto externo en las estaciones de calor porque los mostramos más, pero, ¿qué sucede cuando llega el frío? Los enfundamos en calzado cerrado una larga temporada y pasan a un segundo plano.

Independientemente de la época del año, debemos dedicarles unos minutos al día para asearlos e hidratarlos, redunda en belleza y salud. Asimismo, debemos ser muy cuidadosos con el calzado que utilicemos, evitando rozaduras, hormas estrechas y suelas demasiado finas.

Utilicemos calcetines de fibras naturales como el algodón. Las fibras sintéticas no permiten una correcta transpiración del pie, favoreciendo así a la sudoración. Si los pies sudan mucho, es aconsejable cambiar los calcetines más de una vez al día.

Consejos para cuidar el aspecto externo deL pie

El cuidado de los pies debería convertirse en un hábito más. Para ello, aquí os traigo algunos tips que deberíamos seguir para conseguir tener unos pies bien cuidados.

Paso 1: Una buena higiene

Cuando estamos en la ducha, a veces, podemos olvidarnos de enjabonarnos los pies y pensar que con el agua que escurre es suficiente. ¡Error! Los pies también necesidad de abundante agua y jabón, con especial atención a la zona entre los dedos, ya que están expuestos al calor, la humedad, a bacterias y hongos.

Paso 2: Secarlos muy bien

En lugar de salir de la ducha y secarnos rápidamente, sabiendo que aun así seguiremos estando mojados, dediquemos más tiempo a secarnos bien, y especialmente una zona sobre la que pasamos con rapidez, los pies y especialmente entre los dedos de los mismos.

Paso 3: Hidrata, hidrata y vuelve a hidratar

La piel de esa zona apenas tiene glándulas sebáceas y por ello son zonas especialmente secas y necesitan una hidratación intensa y continua.

Hidrata después de la ducha por las mañanas y al final del día antes de dormir.

Paso 4: Exfolia

Hazlo al menos una vez a la semana, eliminarás las células muertas.

NATURKAMO, ESCUELA DE

COSMÉTICA NATURAL DE LEÓN

PIES CON CABEZA
Comentarios