martes. 05.07.2022

Una placenta para superar a la biología

Investigadores de Barcelona lideran el primer proyecto de placenta artificial en Europa, que tiene como objetivo salvar la vida de bebés prematuros extremos
El director general de BCNatal, Eduard Gratacós, en la presentación del proyecto de placenta artificial. TONI ALBIR

Médicos del Hospital Sant Joan de Déu (SJD) y el Hospital Clínic de Barcelona, en colaboración con investigadores de diversos ámbitos e instituciones de la ciudad, lideran el primer proyecto de placenta artificial en Europa para «salvar la vida de bebés prematuros extremos», aunque se espera que esta nueva técnica tenga beneficios en la vida adulta y otras enfermedades, que estará lista en cinco o seis años.

El proyecto, del que sólo hay otros tres ejemplos similares en el mundo y que ya ha realizado los primeros experimentos con fetos de oveja, ha sido presentado este jueves en una rueda de prensa en Barcelona, y cuenta con financiación de la Fundación La Caixa por valor de 7 millones de euros —3,35 en la primera fase—. La iniciativa ha sido presentada por el director general de la Fundación La Caixa, Antoni Vila; el director de Investigación y Salud de la entidad, Angel Font; el director general del Clínic, Josep Maria Campistol; el director gerente de SJD, Manel del Castillo, y el director de BCNatal y líder del proyecto, Eduard Gratacós.

Según datos de la revista Jama aportados por BCNatal, más de 25.000 bebés nacen cada año en Europa con menos de 6 meses de gestación, con una tasa de supervivencia del 25 al 75% y con posibilidades de tener secuelas graves en el 75 o 95% de los casos: «Este es un proyecto que va a cambiar la historia natural de muchas personas», ha afirmado Campistol.

«La prematuridad no es sólo tener niños pequeñitos, que es lo que la gente ve, sino que muchas veces, si los niños se salvan, quedan con grandes secuelas», ha declarado Del Castillo, que ha insistido en que éste es un proyecto con gran impacto social, complejo pero factible, y dirruptivo a nivel mundial

Según Gratacós, la creación de una placenta artificial supondrá un salto cualitativo en el tratamiento a niños prematuros, ya que la capacidad de mejorar la vida de estos bebés y evitar sus secuelas se ha estancado en los últimos 20 años: «Hemos llegado al límite de la biología», afirmó.

Una placenta para superar a la biología
Comentarios